Amuchástegui, María Mercedes
Lucio Gera y la pastoral popular: una inter-
pretación histórica de sus orígenes

Tesis de Licenciatura
Facultad de Filosofía y Letras
Departamento de Historia

Este documento está disponible en la Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina, repositorio institucional
desarrollado por la Biblioteca Central “San Benito Abad”. Su objetivo es difundir y preservar la producción intelectual
de la Institución.
La Biblioteca posee la autorización del autor para su divulgación en línea.

Cómo citar el documento:
Amuchástegui, María Mercedes. “Lucio Gera y la pastoral popular : una interpretación histórica de sus orígenes” [en
línea]. Tesis de Licenciatura. Universidad Católica Argentina. Facultad de Filosofía y Letras. Departamento de Historia,
2010. Disponible en:
http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/tesis/lucio-gera-pastoral-popular-interpretacion.pdf [Fecha de
Consulta:.........]
(Se recomienda indicar fecha de consulta al final de la cita. Ej: [Fecha de consulta: 19 de agosto de 2010]).

Pontifica Universidad Católica Argentina
Santa María de los Buenos Aires



Facultad de Filosofía y Letras
Departamento de Historia



LUCIO GERA Y LA PASTORAL POPULAR
UNA INTERPRETACIÓN HISTÓRICA DE SUS ORÍGENES

Tesis presentada para optar por el título de Licenciada en Historia






Alumna: Prof. María Mercedes Amuchástegui

Prof. Tutor: Dra. Miranda Lida

Año: Septiembre 2010

INTRODUCCIÓN

La Iglesia Católica, inició hacia mediados del Siglo XX un proceso de renovación
institucional que quedó plasmado en el Concilio Vaticano II. Para muchos este fue un
punto de inflexión, un viraje en el cual la Iglesia buscó redefinir su identidad volviendo
hacia el pasado, retornando a los primeros tiempos del cristianismo, al espíritu que
animaba a las primeras comunidades.

Algunos consideraron era la conclusión lógica del humanismo cristiano que ya se
respiraba desde inicios del siglo XX, mientras que para otros dicho cambio era un
proceso cuasi revolucionario que rompía con lo conocido.

Es por ello que el Concilio y sus conclusiones fueron recibidos de distintos modos por
los episcopados nacionales y provinciales. Los sacerdotes, expectantes en muchos casos
abrazaron con mayor o menor entusiasmo las enseñanzas del Concilio y sus mensajes
fueron convirtiéndose así en mensajes polisémicos ya que cada uno fue interpretándolos
de diverso modo y con distintos grados de compromiso.

En Argentina la recepción fue muy variada. Sectores tradicionales adoptaron el lenguaje
pero en muchos casos no fueron más allá de esa transformación; sacerdotes jóvenes se
volcaron hacia una opción preferencial por los pobres, elaborando planes pastorales
orientados al pueblo y algunos llegaron incluso a optar por una vía revolucionaria al
identificar la opción por el pobre con una causa política. Como se ve, el Concilio dio
lugar a respuestas muy distintas y corolario de ello fue que la Iglesia universal dejó de
presentarse ya así como una institución monolítica y eso en Argentina se hizo patente.
Las tensiones internas afloraron y se manifestaron las diversas concepciones de Iglesia
que cada grupo y cada sacerdote tenía.

Para conocer un poco más de esta época, de la Iglesia, la institución, la organización, las
tensiones internas, los vínculos con la sociedad nos parece útil estudiarla a través de los
escritos de una de las figuras que vivió estas transformaciones y que refleja en sus

2

trabajos y en su participación las opciones que se presentaban. En este sentido, Lucio
Gera se nos presenta como un testigo y partícipe que permite entrever la complejidad de
su tiempo y circunstancias.

Gera, italiano nacionalizado argentino, se convirtió en sacerdote en 1947. Ya ordenado
estudió teología y se doctoró en Alemania. Su labor como teólogo, que desempeñó
fundamentalmente una vez que regresó a Argentina desde la Universidad de Teología
no le impidió desarrollar su trabajo pastoral tanto desde el púlpito como desde la labor
misionera. Elaboró asimismo, desde una comisión especialmente creada en el
Episcopado, un plan de pastoral orientado al pueblo, considerando las peculiaridades
locales, a los hombres de carne y hueso y sus ideas políticas, sus limitaciones, carencias,
etc. Logró así crear una pastoral diferente de las desarrolladas en otros países de
América Latina.

Fruto de esa práctica evangelizadora fue la reflexión teológica conocida en la
actualidad como Teología de la Cultura o Teología del Pueblo, y considerada por los
especialistas como una rama de la teología de la liberación, de cuño latinoamericano por
excelencia.

En sus escritos se observan percepciones de la época, sensaciones, tensiones, temores y
expectativas. En su actuar y en sus declaraciones, respuestas a persecuciones y
radicalizaciones. Es por ello que creemos, puede ser enriquecedor estudiar la época a
partir de la biografía de este sacerdote, evitando caer en una lectura e interpretación
lineal de su vida, ya que naturalmente sus acciones al igual que las de sus semejantes no
responden a un plan preconcebido sino que se deben “al hombre y sus circunstancias”.

Ahora bien, la figura de Gera no ha sido prácticamente abordada desde la perspectiva
histórica. Ello se debe a dos razones, principalmente. La primera es que la historiografía
vinculada a cuestiones eclesiásticas se centró en la renovación que supuso el Concilio
Vaticano II, en los cambios, rupturas y continuidades dentro de la Iglesia y en la
progresiva radicalización dentro de determinados grupos católicos. La segunda razón es

3

que tanto Gera como el grupo de teólogos que se reunieron en torno a su persona
fueron estudiados desde la teología y no específicamente desde la historia

Estado de la Cuestión

A) Los sesenta-setenta: proscripción y progresiva radicalización.

Los estudios históricos que trabajaron los sesenta-setenta se han caracterizado por la
primacía de la mirada política. Esto se debe principalmente a que en la mayor parte de
las investigaciones se intentó, desde distintas perspectivas, explicar la progresiva
radicalización de la vida política y social argentina.

Este prisma prevalece tanto en los textos que abordan el período dentro de un marco
mucho más amplio, por ejemplo la historia de Romero, como en investigaciones
específicas de la época. Un estudio ya clásico que explica muy bien la creciente
radicalización de determinados grupos de la sociedad es el de Richard Gillespie1 quien
analiza la articulación de diversos elementos que convergen en la formación de
Montoneros. En esta clave puede destacarse también el de Matilde Ollier2, acerca de la
inserción de la izquierda revolucionaria en la esfera política, o los de Marcos Novaro y
Vicente Palermo3. También analizó la radicalización Robert Potash4, pero en este caso a
partir de la politización del ejército y de su creciente participación e injerencia en el
ámbito de gobierno. Pueden mencionarse también los estudios de Juan Carlos Torre5,
Oscar Teran6, Pablo Giussani7, Marcelo Cavarozzi8, Liliana De Riz9 y Mónica
Gordillo10.

1 Gillespie, Richard, Soldados de Perón. Historia crítica sobre los montoneros, Buenos aires,
Sudamericana, 2008.
2 Ollier, Matilde, La creencia y la pasión, privado público y político en la izquierda revolucionaria 1966-
1976
, Buenos Aires, Ariel, 1998.
3 Novaro, Marcos, Palermo, Vicente, La Dictadura Militar, Buenos Aires, Paidós, 2003.
4 Potash, Robert, El ejército y la política en la Argentina, Buenos aires, Sudamericana, 1994.
5 Torre, Juan Carlos, La vieja guardia sindical y Perón. Sobre los orígenes del peronismo, Buenos Aires,
Sudamericana, 1990.
6 Terán, Oscar, Nuestros años sesenta, Buenos Aires, Punto Sur, 1991.
7 Giussani, Pablo, Montoneros, la soberbia armada, Buenos Aires, Sudamericana-Planeta, 1984.

4

Asimismo, el período trabajado también ha sido estudiado desde otras perspectivas. Se
han realizado importantes aportes desde la historia social y se han incorporado
herramientas de otras disciplinas que han contribuido a explicar las transformaciones
sociales argentinas. Entre ellos podemos citar a los más significativos como por ejemplo
los textos de Torcuato Di Tella11, Silvia Sigal y Eliseo Verón12 o de Mariano Plotkin13,
Sergio Pujol14 o Daniel James15. El común denominador de estos autores es que intentan
explicar al peronismo evadiendo la opción de hacer una historia política a secas según
los cánones de la historiografía tradicional y aportan análisis enriquecedores desde la
historia de las ideas, el análisis del discurso o la sociología.

B) La Iglesia y la renovación: Unidad y Diversidad

Con respecto a los estudios históricos que abordan temas eclesiásticos se ha producido
en los últimos tiempos una renovación. Las investigaciones, que han aumentado en
número y han profundizado algunos de los aspectos estudiados de la Iglesia Argentina,
su relación con la sociedad, la cultura y también con el ámbito político, han contribuido
a enriquecer la visión de esta última trascendiendo no solamente la simple imagen de
institución monolítica sino también la imagen de institución no afectada por los cambios
del mundo.

Contribuyó a la renovación historiográfica la incorporación de herramientas
provenientes tanto de perspectivas históricas tales como la historia social y la historia
cultural así como también de la sociología y la antropología.

8 Cavarozzi, Marcelo, Autoritarismo y democracia, 1955-1983, Buenos Aires, centro editor América
Latina, 1983.
9 De Riz, Liliana, La política en suspenso, 1966-1976, Buenos Aires, Paidós, 2000.
10 Gordillo, Mónica, “Protesta, rebelión y modernización: de la resistencia a la lucha armada, 1955-1973”
en Nueva Historia Argentina, Tomo IX, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.
11 Di Tella, Torcuato, Historia Social de la Argentina Contemporánea, Buenos Aires, Troquel, 1998.
12 Sigal, Silvia, Verón, Eliseo, Perón o muerte, Los fundamentos discursivos del fenómeno peronista,
Buenos Aires, Eudeba, 2003.
13 Plotkin, Mariano, Perón: del exilio al poder, Buenos aires, Cántaro, 1993.
14 Pujol, Sergio, “Rebeldes y modernos, Una cultura de los jóvenes” en Nueva Historia Argentina, Tomo
IX, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.
15 James, Daniel, “Sindicatos, Burócratas y movilización” en Nueva Historia Argentina, Tomo IX,
Buenos Aires, Sudamericana, 2003.


5

A ello se sumó la creciente utilización de criterios religiosos para los estudios. Estos
últimos proveyeron a las investigaciones de una lógica propia trascendiendo así las
meras conceptualizaciones propias del ámbito de la ciencia política, aunque algunos
estudios se mantienen en esta línea. Por ejemplo Roberto Di Stefano y Loris Zanatta 16
encuadran el análisis de la Iglesia Argentina post-conciliar y su relación con la sociedad
argentina en la década del sesenta a partir de lo que ellos consideran como la tendencia
a la destrucción del “Mito de la Nación Católica”. Mediante una clasificación que
utiliza conceptos del ámbito político analizan las posturas surgidas dentro de la Iglesia
luego de la eclosión de tensiones producida a partir del Concilio Vaticano II. De este
modo, establecen el fortalecimiento dentro de la Iglesia de dos posiciones: la de los
reformadores y la de los conservadores, polarizando las posturas.

José María Ghío comparte esta visión y agrega al análisis de la división entre
progresistas y conservadores la idea de una politización del clero anterior al Cónclave
puesta de manifiesto a partir de él17. Mayol, Habegger y Armada también describen esta
división destacando la necesidad de los sectores renovadores de compromiso contra la
“violencia” ejercida tanto por los conservadores como por los capitalistas18.

Esta simplificación, la idea de los unos y los otros, francamente opuestos se mantiene
en gran parte de los estudios que buscan establecer clasificaciones claras y distintas no
atendiendo el riesgo de no comprender una realidad múltiplemente variada. Sin
embargo, debemos destacar que los autores previamente mencionados evitan caer en la
idea del Concilio Vaticano II como gestor de la división de posturas y señalan más bien
el origen de las diferencias como muy anterior al Cónclave, aunque explicitadas a partir
de este último.

16 Di Stefano, Roberto; Zanatta, Loris, 2009, Historia de la Iglesia Argentina, desde la conquista hasta
fines del Siglo XX,
Buenos Aires, Sudamericana, pp. 496-510.
17 Ghio, José María, La Iglesia Católica en la política argentina, Buenos Aires, Prometeo, 2007, p. 193.
18 Mayol, Alejandro; Habegger, Norberto; Armada, Arturo, Los católicos posconciliares en la Argentina,
Buenos Aires, Galerna, 1970, pp. 156-157.

6

Esta continuidad del pensamiento renovador también es destacada por Zanca19. En
sintonía tal vez con el viraje que realiza la ciencia histórica de la historia política hacia
una historia social, dicho historiador realiza un cambio similar al abordar el
pensamiento católico en la década del sesenta. Zanca investiga no ya desde una
perspectiva política sino desde la lógica propia del campo religioso y esto le permite
tanto superar la visión maniquea de dos Iglesias enfrentadas en una lucha por el control
de la institución como estudiar los matices internos de una realidad muy heterogénea.

Así contribuye a la elaboración de una visión menos esquemática y estática al evitar las
clasificaciones rígidas dentro de la Iglesia y al no oponer a esos mismos grupos en una
especie de contienda por el dominio de la institución ya que los lazos de pertenencia
fueron fuertes y las divisiones no tan claras.

Es desde esta perspectiva que ve, a diferencia de los historiadores previamente
mencionados, al Concilio no como un espacio de ruptura sino como una bisagra,
remarcando no la eclosión sino el surgimiento, impulsado desde la jerarquía, de nuevos
espacios de legitimidad para los grupos que tenían distintas visiones eclesiales. Es decir,
Zanca señala que desde el Sínodo se considera la posibilidad de diversidad en el interior
de Iglesia.

Más allá de las diferencias todas las investigaciones que hemos referenciado marcan
una característica común de la época constituida por la diferencia generacional entre los
intelectuales y sacerdotes de la renovación con los sectores más conservadores y por la
distinta formación entre ambas generaciones. Los sacerdotes renovadores, aunque
internamente tuvieran posturas muy diversas, tenían la característica común de haber
estudiado en el exterior empapándose así de nuevas tendencias filosóficas y teológicas,
llegando incluso a estudiar ciencias como la sociología y la psicología20.

19 Zanca, José A, Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad 1955-1966, Buenos Aires, Fondo de
Cultura económica-Universidad de San Andrés, 2006.
20 Ver: Zanca, op. cit, p. 133; Ghio, op. oit, p. 193; Di Stefano-Zanatta, op. cit, p. 515.

7

Una innovación interesante del planteo de Zanca es su visión de ruptura de cristiandad.
Si otros pensadores21 ven a los sectores renovadores como meros continuadores de una
postura integrista (aunque de distinto signo) Zanca señala el cambio, la ruptura del ideal
de cristiandad al destacar el surgimiento, junto con la generación renovadora, de una
concepción de Iglesia distinta que supone una identidad, una estructura abierta.

A partir de lo recientemente analizado observamos como si bien las investigaciones
abordan desde distintas perspectivas el estudio de la institución eclesial y algunas
marcan al Concilio como espacio de ruptura y otras como espacio de diálogo, o unas
señalan la existencia de diversos sectores de modo polarizado mientras otras muestran
matices y enfatizan continuidades, todas ellas reflejan una Iglesia que luego del
Concilio Vaticano II ya no puede mostrarse como institución monolítica.

Contribuyen a reflejar esta complejización de la esfera religiosa las recientes
recopilaciones de testimonios como “Cristo Revolucionario” de Lucas Lanusse22 o “La
voluntad” de Anguita y Caparrós23 o “Entre dos fuegos: Vida y asesinato del padre
Mugica” de Martín De Biase24. En estos trabajos se pone de manifiesto el ambiente
intraeclesial, la diversidad de posturas, los dobles discursos y el clima social.

Buena parte de las nuevas investigaciones se han centrado en el estudio de los diversos
sectores religiosos, la creciente politización que los afectó y su consecuente
compromiso que derivó en el traspaso de la línea pastoral hacia la acción directa, en

21 Ver: Altamirano, Carlos, Bajo el signo de las masas 1943-1973, Buenos Aires, Emecé, 2007; Sarlo,
Beatriz, La batalla de las Ideas, Buenos Aires, Ariel, 2001; Touris, Claudia, “Sociabilidad e identidad
político-religiosa de los grupos católicos tercermundistas en la Argentina (1966-1976)”.
En: Moreyra,
Beatriz I. y Mallo, Silvia C. (editoras). Miradas sobre la historia social argentina en los comienzos del
siglo XXI.
Centro de Estudios Históricos “Prof. Carlos S. A. Segreti”. Centro de Estudios de Historia
Americana Colonial (CEHAC) Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Universidad
Nacional de La Plata, 2008; Donatello, Luis Miguel, Sobre algunos conceptos para comprender las
relaciones entre religión y guerrilla en la Argentina de los ’60 y ’70
en Nuevo mundo Mundos Nuevos,
debates
, 2008; Zanatta, op. cit, p. 542; Ghío, op. cit, p. 204.
22 Lanusse, Lucas, Cristo revolucionario, la Iglesia militante, Buenos Aires, Vergara, 2007.
23 Anguita, Eduardo; Caparrós, Martín, La voluntad, una historia de la militancia revolucionaria en la
Argentina
tomo 2 (1969/1973), Buenos Aires, Definitiva, 2007
24De Biase, Martín, Entre dos fuegos, vida y asesinato del padre Mugica, Rafael Calzada, Ediciones de la
Flor, 1998.

8

algunos casos25. La utilización de herramientas provenientes, especialmente, de la
sociología ayudó en este sentido.

En esta clave de politización de un sector significativo del clero y del laicado, que
derivara en una profundización de la fractura en el mundo católico, puede encuadrarse
el escrito de Donatello “Sobre algunos conceptos para comprender las relaciones entre
religión y guerrilla en la Argentina de los 60 y 70” que analiza la complejización dentro
de la Iglesia y el diálogo cristianismo-marxismo que terminara propiciando el
acercamiento de un determinado sector a dicha ideología26.

Otros escritos que pueden citarse respecto del diálogo entre religión e ideología
comunista son los trabajos de Gustavo Morello “Cristianismo y Revolución”, de Pablo
Ponza “el Concilio Vaticano II y el ethos revolucionario en la Argentina de los sesenta
setenta” 27 y de Martín Obregón “Entre la Cruz y la Espada, la Iglesia Católica durante
los primeros años del proceso”28, (aunque este último excede el período de tiempo
abordado en este trabajo).

Resulta clarificador para comprender la articulación entre ideología y religión, o más
bien entre religión y compromiso político, el trabajo de Claudia Touris, quien analiza la
vinculación de ciertos grupos postconciliares con la militancia revolucionaria, a partir
del cierre del canal político que tuvo lugar con el gobierno militar inaugurado en 1966,
y que ocasionara la conversión del ámbito privado y aún de las manifestaciones de
religiosidad popular en un espacio alternativo de expresión y protesta social29.


25 James, op. cit, p. 347; Romero, Luis Alberto, Breve Historia Contemporánea de la Argentina, Buenos
Aires, Fondo de Cultura Económica, 1999, pp. 224-229.
26 Donatello, op. cit, p. 8.
27 Ponza, Pablo, El Concilio Vaticano II y el ethos revolucionario en la Argentina de los sesenta-setenta
en Nuevo Mundo Mundos Nuevos Debates, 2008.
28 Obregón, Martín, Entre la cruz y la espada, la Iglesia Católica durante los primeros años del Proceso,
Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 2005.
29 Ver: Arce, Natalia Gisele, Organizaciones religiosas y movimientos políticos: la renovación conciliar
en Argentina
, en Carozzi, María Julia y Ceriani Cernadas, César (editores), Ciencias Sociales y Religión.
Perspectivas en debate
, Buenos Aires, Biblos/Asociación de Cuentistas Sociales de Religión del
MERCOSUR, 2007.


9

El estudio de las manifestaciones de piedad o religiosidad popular realizado con la
incorporación de la perspectiva de la historia cultural, favoreció un estudio de la Iglesia
que tiende a superar lo meramente “institucional” y traslada el foco de estudio desde el
púlpito hacia las calles, si bien hay una interacción fluida entre ambos ámbitos. En esta
clave puede entenderse la investigación de Lida30.

C) Lucio Gera y la Teología de la Cultura

La Teología de la Cultura o Teología del Pueblo, surgida en torno a los sectores
renovadores nucleados especialmente en torno a la Universidad de Teología de Buenos
Aires, y alrededor de las figuras de Lucio Gera y Rafael Tello, como dijimos
anteriormente, no ha sido un tema abordado en profundidad aún por las investigaciones
históricas.

Más bien, han prevalecido las investigaciones o abordajes realizados desde una
perspectiva teológica y la mayoría de esos estudios se han enfocado en aspectos de la
Teología de la Cultura o del Pueblo y en ciertas características de la Escuela de
Teología Argentina. Por ejemplo, algunos trabajos se centran en la continuidad o
discontinuidad de la nueva teología con respecto a la teología tomista enseñada
tradicionalmente31.

Otros se debaten acerca de la clasificación de esta escuela de teología. Scannone32, tal
vez el investigador más especializado en el tema, la considera como una rama de la
teología de la liberación (teología de origen netamente latinoamericano) pero la
distingue de esta última porque afirma que trasciende la visión social estructuralista y
considera al pueblo tanto desde las variables socio-económicas como histórico
culturales.

30 Lida, Miranda, Las masas católicas en los años de la dictadura, 1976-1982 en Entrepasados, número
34, 2008.
31 Ver: Maccarone, Juan C., La teología en Argentina, segunda mitad del siglo XX ¿tradición o ruptura?,
en Teología, 1992.
32 Ver: Scannone, Juan Carlos, Teología de la Liberación y doctrina social de la Iglesia, Madrid,
Cristiandad, 1987.

10

Ahora bien, desde la perspectiva histórica, como se mencionó con anterioridad, los
estudios que consideran esta teología son pocos y superficiales. Ejemplo de ello son las
referencias dadas por Zanatta y Di Stefano o por Ghío, quienes simplemente remiten a
ésta reflexión en el marco de un estudio más bien global, es decir no son muy
específicos.

De este modo consideran a la Teología del Pueblo como una corriente de pensamiento
nacida en 1979 con el fin de favorecer o de cooperar en el proceso de normalización de
la Iglesia luego de las convulsiones vividas dentro de la institución y en el marco
político argentino durante las décadas de los sesenta y setenta. Para Zanatta y Di
Stefano, la elaboración teológica de Gera es una mera relectura del Concilio en clave
moderada y tendiente a favorecer la unidad dentro de la Iglesia por sobre la
disgregación causada por las radicalizaciones. La Teología del Pueblo es transformada,
de este modo, en una reflexión elaborada por pensadores de la vanguardia de la
renovación luego convertidos en punta de lanza de una Iglesia conservadora que ante el
retorno de la democracia, en la retórica de la reconciliación social, intentara adaptar la
tradicional cultura nacional católica a los tiempos modernos, a la secularización y
democratización de la sociedad contemporánea33.

Comparte esta postura Ghío, quien analiza a la Teología del Pueblo como el fruto de la
realización de un pensador de la renovación (Gera) al servicio del discurso de una
Iglesia conservadora, en el marco de una tendencia en este sentido. De este modo, es
presentada como una “respuesta ambigua, una renovación sólo parcial que arrastra
elementos de la tradición integralista pero que utiliza parte del nuevo bagaje doctrinario
con el fin de producir un resultado cualitativamente diferente” 34y en esta línea son
ubicados Gera, Scannone, Boasso, Farrell, O’ Farrell y Guillermo Rodriguez Melgarejo,
Alberto Methol Ferré.


33 Di Stefano-Zanatta, op. cit, p. 546.
34 Ghío, op. cit, p. 204.

11

En conclusión, las investigaciones históricas que abordan dicha teología lo hacen a
partir de 1979, es decir en el contexto de Puebla. Encontramos en esto una
contradicción con los escritos de Gera que ya describen los planes de Pastoral Popular y
reflejan una primera reflexión teológica de lo que luego será la Teología del Pueblo,
desde fines de 1960. También se contradice con lo señalado por los teólogos que
consideran la existencia de la misma desde 1968, en el contexto de Medellín, de las
Conferencias de San Miguel y en el marco de la pastoral impulsada por el Episcopado
nacional a través de una comisión especialmente creada para ello (COEPAL)35.

Es por esta falta de estudios específicos que nos proponemos estudiar, a partir de la
figura de Lucio Gera, el contexto tanto político como social, histórico y teológico en el
que surgió en Argentina la Pastoral Popular a partir de 1968.

Es decir, se estudiará tanto el surgimiento de dicha pastoral y de su consecuente
elaboración teológica en el contexto de renovación de la Iglesia como en la trama
histórica de una Argentina marcada por la proscripción del peronismo, por el cierre de
canales de manifestación política y social, por una creciente politización.

Se estudiará asimismo el plan de pastoral encabezado por Gera en un proceso más
amplio de inculturación de una Iglesia que intenta estar en contacto con la realidad
política y social argentina y que busca de este modo construir una nueva identidad.

35 Ver: Saranyana, José Ignacio, Teología en América Latina, Madrid, Iberoamericana, 1999;
Scannone, op. cit; Scannone, Juan Carlos, Perspectivas eclesiológicas de la Teología del Pueblo en la
Argentina
; Farrell, Gerardo T, Iglesia y Pueblo en Argentina, Historia de 500 años de Evangelización,
Buenos Aires, Patria Grande, 1992.

12

CAPÍTULO I. EL INMIGRANTE Y EL BARRIO

El año 1927 fue un año difícil para la familia Gera. Fue aquel en que Jerónimo Gera, un
obrero de Pasiano (Véneto, Italia) decidió migrar en búsqueda de mejores condiciones
económicas. Su destino fue Buenos Aires, a donde viajaron luego, en 1929 Ernesta
Favaro, su mujer junto con sus hijos María Pía y Lucio. Se instalaron en un primer
momento en el barrio de La Paternal y luego definitivamente en Villa Devoto.

La condición de inmigrante marcó la vida de la familia Gera36. Jerónimo trabajaba
como obrero37 mientras Ernesta permanecía en la casa con los niños. Lentamente se
incorporaron a la vida de barrio y en ella también a la vida parroquial. El mate y la
vivencia religiosa, estaban presentes en la vida de los hijos del matrimonio. Si la
parroquia enseñaba el catecismo a los niños, Ernesta les acercaba las prácticas piadosas
populares como el encender una vela38 que permanezca rezando mientras se hacían las
tareas o a hacerse la señal de la cruz a María Pía y Lucio.

En 1930, a los seis años, Lucio recibió su primera comunión y cuatro años más tarde,
vivió las celebraciones del Congreso Eucarístico Internacional que se realizaron en
Buenos Aires, como un verdadero hito que despertó su camino vocacional. De ahí en
adelante la vida parroquial transcurrió en torno a la Iglesia de la Inmaculada
Concepción en Devoto hasta que en 1936 ingresó como seminarista de la
Arquidiócesis de Buenos Aires en el Seminario Conciliar Metropolitano de la

36 “En mi ha jugado mucho la experiencia inmigratoria, una experiencia de solidaridad y de lucha; lo que
es el inmigrante: esa mezcla de solidaridad, envidia, recelo; pero en el fondo de encontrar lo vivo (…) el
inmigrante está obligado a preguntarse por su identidad –qué soy en definitiva- y como a elegir una
identidad. Y nosotros elegíamos una identidad en las extracciones populares y no en la oligarquía”. Ver
Azcuy, Virginia Raquel, Galli, Carlos María, Gonzalez Marcelo, Escritos Teológicos Pastorales de Lucio
Gera, del preconcilio a la Conferencia de Puebla, 1956-1984
, Buenos Aires, Ágape-Universidad Católica
Argentina, 2006, p. 25.
37 En una entrevista reciente Lucio Gera recuerda: “Mi padre era un obrero y para nosotros el mundo
obrero era el mundo pobre. Mi padre no tenía los diez centavos para tomar el colectivo al trabajo. No
había villas en ese tiempo, la pobreza estaba metida dentro de la institución laboral”, 27 de abril de 2009.
38 Gera recuerda: “yo nací en Italia, y hasta mis cuatro años estaba allí. Mi padre vino a buscar trabajo y
yo vivía con mamá en casas de tías. Una vez me ponen en una Iglesia al lado y vi las velas del altar y
otras encendidas y a mi me llamaban la atención las velas. Yo niño cerré los ojos y tuve la sensación de
ver destellos. Eso me impresionó mucho. El tema religioso yo lo asumí, el simbolismo lo asumí en la
vela, en eso que se enciende y brilla”, entrevista 27 de abril de 2009.

13

Inmaculada Concepción. Allí realizó sus estudios de preparación al sacerdocio: cinco
años de humanidades, tres de filosofía y cuatro de teología.

Estando en el seminario, era difícil acceder a los libros que circulaban en Europa. La
guerra civil española, que tantos ecos y resonancias tuvo en Argentina y, luego, la
segunda guerra mundial, provocaron el corte de comunicaciones entre Europa y el Río
de la Plata y como consecuencia de ello no llegaban libros para estudiar. Gera dirá en
este sentido: “Nuestro estudio de teología fue sin ningún libro de Europa. Yo apenas si
llegué a ver un viejo libro de Maritain porque había llegado antes de la guerra. No había
revistas de teología. Bibliográficamente nuestro estudio de teología fue un desierto, un
desamparo total. Lo cual quizás nos ayudó a reflexionar”39.

Además de ayudar a reflexionar, el bache bibliográfico favoreció el crecimiento de la
industria editorial tanto en Argentina como en México40. La producción argentina de
libros, incluso de teología aumentó, exportando libros a Latinoamérica y también a la
península ibérica. Editoriales como Difusión o Club de Lectores favorecieron la
divulgación de autores católicos si bien textos como los de Teilhard de Chardin o
Mourier serían accesibles mucho después. El mismo Gera recuerda que quienes
despertaron su pasión por la reflexión teológica, quienes lo inclinaron hacia la teología
no fueron tanto los teólogos como los autores literarios. Las letras, la poesía, fueron los
que lo movilizaron, lo condujeron hacia la reflexión teológica. En una entrevista
reciente él resalta la influencia en su vida de Dostoievski, de Claudel, Blois y Papini.

Uno de los profesores que él recuerda más influyó durante la vida en el seminario fue el
sacerdote y poeta Leonardo Castellani. Es interesante encontrar en los escritos de Gera
una sensibilidad parecida a la de Castellani cuando canta a la belleza41. El otro sacerdote
que impactó en él fue Hernan Benitez, orador, intelectual y pastor.

39 Azcuy, op cit, p. 26
40 Ver: Largo Carballo, A, Gómez Villegas, Un viaje de ida y vuelta, la edición española e
iberoamericana (1936-1975
), Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007.
41 Ver “la Estética y el Sacerdote” en Juntos en Su Memoria, 50 años de sacerdocio con Lucio Gera,
1997, pp. 96-105. Ver Avenatti de Palumbo, Cecilia “Ante el enigma de la belleza”, Nuevo Mundo 55
(1998) 7-11, 8.

14

EL SACERDOTE: PASTOR Y TEÓLOGO

Una vez concluida la etapa de formación fue ordenado sacerdote por Mons. Antonio
Rocca el 20 de septiembre de 1947 y luego, entre 1948 y 1951, fue destinado a tres
parroquias diversas de Buenos Aires: San Bartolomé en el barrio Sur, San Rafael en el
límite de Devoto con Versailles y luego en la Parroquia del Pilar en pleno Barrio Norte.
Esta diversidad de destinos le permitió entrar en contacto y conocer distintos sectores
sociales. Su estadía en plena Recoleta le hizo extrañar el espíritu “barriero” al que
estaba acostumbrado.

En esta época entra en un primer contacto con los asesores de la Juventud Obrera
Católica, rama especializada de la Acción Católica, fundada en 194142 y publica en la
revista Notas de Pastoral Jocista en 1951 un escrito titulado “El sacerdote hecho
espectáculo” en el cual aborda temas de pastoral.

Aunque la pastoral le interesaba, no por ello descuidó el estudio de la filosofía. Luego
de la ordenación influyó en él el existencialismo de la mano de Heiddegger y en 1952
decidió viajar a Europa para perfeccionar sus estudios en teología. Obtuvo el grado de
Licenciado en Roma y el doctorado en Bonn (Alemania). Durante su estadía en Europa
entró en contacto con textos como los de Congar y Teilhard De Chardin. Del primero, y
del mítico grupo de Lyon que durante los años 30 habían desarrollado la Nouvelle
Theologie impactó en Gera la visión consensual que tenían de la religión, es decir una
religión que se basaba en una alianza, en una imagen de un Dios más gentil que no se
imponía sino que esperaba la respuesta del hombre. Llamó su atención la aspiración a

42 Ver Touris op. cit: “La JOC, que había sido fundada en 1925 por el sacerdote belga Joseph Cardjin,
comenzó a funcionar en nuestro país en 1941. Su propósito era evangelizar a los jóvenes obreros no sólo
en las fábricas, sino también en la calle y en sus lugares de esparcimiento. El objetivo de la JOC no era
crear sindicatos cristianos sino formar a los obreros según los principios cristianos para luego conquistar
el medio social.
El método de trabajo jocista se basaba en la pedagogía de la “Revisión de vida”: Ver, juzgar, actuar. El
punto de partida era pues el diagnóstico de la realidad y su análisis profundo para recién pasar a la acción.
El método de la JOC significaba así, un cambio de óptica importante respecto del modelo italiano ya que
la realización del apostolado no partía de dogmas o de la formación previa recibida en las parroquias sino
de los problemas específicos de un ámbito pastoral concreto”.

15

una teología de trascendencia, más interior y menos institucional43. De Teilhard de
Chardin, del cual sólo había escuchado poco en el seminario, y con poco entusiasmo
por medio de Castellani, le impactó la idea de diálogo de la teología con las realidades
temporales, que en cierto modo proponía un cambio en la praxis cristiana: “A Teilhard
de Chardin lo conocíamos antes porque nos daban escritos mimeografiados y porque
tuve de profesor a Castellani, que no lo pasaba. De modo que lo empezamos a conocer
poquito sobre todo después del cincuenta. Yo lo leo después del sesenta. No tuvo influjo
en mi formación, yo lo recibo después de unos años, con cierto entusiasmo. Es un
pensamiento que fecunda mucho todo el pensar teológico. Evidentemente desde la
perspectiva de la ciencia moderna. Además es un hombre íntimamente religioso,
piadoso. Sus escritos son de tipo jesuita, muy intensos. Su teología está impregnada por
su veta religiosa y no es para nada atea”44.

Podemos decir que si bien ambos pensadores no estuvieron presentes en su etapa de
formación inicial, ellos fecundaron su pensamiento teológico y esto se vio plasmado en
sus escritos posteriores y sobre todo en la revista de teología que fundó en 1962 junto
con otros profesores de la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Buenos
Aires.

En julio de 1956 retornó a una Argentina nada parecida a la que había dejado. La praxis
política había virado ciento ochenta grados. El partido de masas que gobernaba cuando
él decidió viajar para estudiar se encontraba proscripto. Aquel peronismo que había
conseguido las mejoras obreras que él apreciaba debido a su entorno personal45, estaba
vedado. Y no sólo eso, sino que además el gobierno instalado por la Revolución
Libertadora intentaba desterrar cualquier vestigio de la herencia política peronista
llegando incluso a fusilar a quienes en cierto modo pusieran en riesgo sus objetivos,
como en el caso de los partícipes de la contrarrevolución, encabezada por el General
Valle que pretendían volver al gobierno legítimo.


43 Ver, Zanca, op. cit, pp. 151, 152.
44 Entrevista 27 de abril de 2009.
45 Entrevista 27 de abril de 2009.

16

Gera retornó a este país46 donde las reglas del juego político habían cambiado y en el
cual los sectores obreros resistían la ausencia de su líder y en ese contexto retomó su
labor con los asesores de la Juventud Obrera Católica y publicó una serie de artículos en
la revista Notas de Pastoral Jocista junto con otros pensadores como Héctor Madrioni.
Allí se pueden vislumbrar algunas de las cuestiones que llamaban su atención, como por
ejemplo su preocupación constante por la búsqueda de una pastoral más incluyente,
orientada hacia los sectores obreros. Esto no parece raro, si se recuerdan sus orígenes
familiares y si se lo entiende como producto de la “revolución peronista”. También
existe, en este sentido, una crítica a la falta de presencia de la Iglesia en los sectores
populares en contraste con la labor realizada en los sectores medios de la sociedad:

“La ausencia de la Iglesia en la clase obrera es trágica, desde luego para esta misma
clase. Pues desde el momento en que la Iglesia no ha asumido en el ámbito de sus
solicitudes al destino temporal de la clase obrera esta ha perdido a la que podría ser su
más auténtica compañera en el camino hacia su promoción humano-cristiana. Será ella
guiada en el camino de su promoción –promoción que ya no será cristiana por cualquier
mesianismo de tipo marxista. Pero la ausencia de la Iglesia en las masas obreras no es
menos trágica para la Iglesia misma, que al perder las capas proletarias de la sociedad
ha perdido uno de los elementos primordiales que debían integrar su catolicidad. ¿Serán
éstas las nuevas formas que cobra el cisma? No ya naciones sino capas sociales que se
desprenden del cuerpo de la Iglesia”.

No sólo criticaba la ausencia sino la pérdida de catolicidad que implicaría el permanecer
en esa tendencia:

“No debemos ciertamente medir la catolicidad por una dimensión exclusivamente
cuantitativa: la Iglesia puede perder grandes masas humanas y no dejar por ello de ser
católica. La catolicidad consiste más bien en la estructura universal de la Iglesia y en su
dinamismo también universal, por el cual tiende a expandirse entre todas las naciones y

46 En un primer momento fue designado capellán de las Hermanas de la Virgen Niña, dedicadas a la labor
educativa.

17

capas sociales. (…) Este sería el real oscurecimiento de la catolicidad: que la Iglesia no
incluyera en su intención universal a las clases obreras. Que ella que no puede pretender
nacionalizarse en un pueblo se tolerara a sí misma particularizada en una sola clase
social”.47

Es interesante su constante hincapié en la necesidad de apertura a la realidad social y su
defensa, tal vez inconsciente, ante quien tilde su postura de filomarxista: “La Iglesia no
debe ni aburguesarse ni proletarizarse, sino ser efectivamente católica en la historia
concreta de este siglo, así como lo es en su estructura. Ser católica, es decir no
abstraerse de este mundo, no ausentarse de sus estructuras temporales, sino crearse una
historia en todo lo que es este mundo y no sólo en una parcela del mismo. (…)
Empeñarse a fondo como católica, es decir, empeñarse en todo lo que es este mundo.
Asumir los intereses humanos de cualquier clase y de esta forma estar presente en todas
las clases sin hacerse ninguna de ellas”48.

Podemos decir que estos escritos reflejan los diversos elementos que configuran y
configurarán su reflexión: la influencia de sus orígenes familiares, la realidad y su
formación, tanto la recibida en el Seminario, tradicionalmente tomista, como la recibida
durante su estadía en Europa, empapada del humanismo cristiano.

También debemos mencionar su preocupación por la falta de participación del laicado
en la formación o en la vida de la Iglesia, es decir en la identificación de la Iglesia
meramente con los clérigos, hecho que equivaldría a condenar a la Institución al
aislamiento49 y su inquietud ante la falta de presencia del pensamiento católico en la
intelectualidad y la falta de tradición teológica en Latinoamérica y sobre todo en
Argentina50.

47 Gera, Reflexión sobre Iglesia, Burguesía y clase obrera, en Notas de Pastoral Jocista, 1957.en Azcuy,
op. cit, pp. 109, 110.
48Ibidem, p. 111.
49 Gera, Reflexión sobre el clero y el laicado, Notas de pastoral Jocista, 1956
50 Esta inquietud se ve reflejada en un dialogo gestado en una de las asambleas de asesores de la Juventud
Obrera Católica a raíz de un texto de un contemporáneo, Héctor Mandrioni (Ver Azcuy, op. cit, pp. 80-
93).

18


Esta inquietud nos permite abordar otro de los ámbitos en los que participó Gera: el
mundo de la teología. Desde el Seminario Mayor Metropolitano, al que fue destinado en
1957 y desde la facultad de Teología de Buenos Aires en la que obtuvo la cátedra de
Teología Dogmática se abocó a cultivar esta disciplina. En sintonía con esto último
también debemos referirnos a su afán por gestar una tradición teológica en Argentina
por medio de la creación de la revista “Teología” y de su colaboración con la “Revista
de Teología” de la Plata.
51
Lucio Gera con su hermana María Pía

Con su hermana al llegar a Buenos Aires

51 Fotografías de Juntos en Su Memoria, 50 años de sacerdocio con Lucio Gera, 1997.

19




Ordenación Sacerdotal, 1947.

Compañeros de Ordenación (Gera: fila de Arriba, el cuarto de Izquierda a Derecha). Se
pueden observar los ornamentos sacerdotales propios de la Iglesia preconciliar en la que
se formó Gera, que contrastarán con los austeridad de las vestiduras litúrgicas
posconciliares.

20

CAPÍTULO II. UN AIRE FRESCO: EL CONCILIO VATICANO II

Un hecho lo confirmó en su actuar, su pensar y su visión crítica. Desde Roma, Juan
XXIII, que había sido elegido para ser Papa de transición convocó a la Iglesia Universal
a reunirse para responder preguntas sobre si misma, para redefinirse frente al mundo
moderno.

El Concilio Vaticano II sería el “aire fresco” que Juan XXIII decía necesitaba la Iglesia
de casi dos mil años. Lo definía como un aggiornamiento, como una renovación tanto
en el espíritu como en las formas.

Las puertas de este Concilio ecuménico se abrieron el 11 de octubre de 1962. Obispos y
miles de sacerdotes de todo el mundo asistieron a la cita y no tardaron en notarse en las
sesiones las ideas que desde hacía un tiempo estaban presentes en la Iglesia. Ideas como
las de Jacques Maritain o Teilhard de Chardin52 inspiradas en un humanismo cristiano
que invitaban a retomar el espíritu del Evangelio.

La muerte sorprendió a Juan XXIII y los que esperaban que su sucesor, Pablo VI diera
marcha atrás se vieron decepcionados ante la continuación del Concilio. Las reuniones
se realizaron hasta fines de 1965 y fruto del Concilio hubo dieciséis documentos: cuatro
encíclicas (Constituciones Conciliares), nueve decretos y tres declaraciones que en
cierta medida recogían los avances promovidos por la llamada doctrina social53 y
estaban empapados del anteriormente mencionado humanismo cristiano. Como
señalaría Mejía en 1965, “la teología de los documentos conciliares (…) es la teología
de la periferia. Los grandes artífices de esos documentos han sido hombres que, hasta
hace poco, eran sospechosos en Roma”54.


52 Ver Casas, Amalia, En Busca de las razones del otro, Conrado Eggers Lan y el diálogo católico
marxista
, 1958-1968, 2009, p. 8.
53 Ponza, op. cit, p. 3.
54Mejía, J.: “Crónica Conciliar”, Criterio, 1489/90, 24 de diciembre de 1965, p. 957, en Zanca, José, El
asedio a la Cristiandad en Anuario de Estudios Americanos, 63, 1, enero-junio, 107-130, Sevilla (España),
2006.

21

A partir del análisis de las encíclicas y de todos los restantes documentos conciliares, se
puede percibir que hay un hilo conductor que los atraviesa y este es la idea de retorno a
las fuentes, es decir un regreso no sólo al Evangelio, a lo escrito sino al espíritu del
Evangelio. Esta idea de vuelta a los orígenes es tan fuerte que incluso la Conferencia
Episcopal Argentina llegó a llamar al Concilio como un nuevo Pentecostés55.

Es ilustrativa también la percepción de Enrique Angelelli quien al concluir el Concilio
reflexionaba: “En estos cuatro años sucedieron muchas cosas; la Iglesia ha recorrido
nuevamente los caminos de la Tierra Santa para descubrirse a sí misma tal cual había
salido de las manos de su Fundador; ha contemplado la primigenia forma, se ha
reconocido la misma, de Cristo; ha visto que a su rostro, siendo el mismo, los siglos le
habían cargado de mucho ropaje, tenía el polvo de su peregrinar, no era fácil
reconocerla por los ojos profanos de los hombres, porque muchas cosas accidentales
habían sido consideradas como esenciales; la ley mataba al Espíritu (…) ha sentido y
medido el peso de lo accidental y descubierto que es imperioso no olvidar las fuentes”56.

Esta constante de fondo, la idea de retorno al espíritu de las primeras comunidades
cristianas se ve reflejada en la definición que la Iglesia hace de sí misma. Ella se
presenta como misterio y como “Pueblo de Dios”. Ya no se define como cuerpo místico
de Cristo sino que opta por poner el acento en la característica comunitaria de la Iglesia,
pueblo que comparte creencias y que peregrina en el mundo. Las citas alusivas a los
Evangelios y a los Hechos de los Apóstoles, que se refieren a las primeras comunidades
cristianas son recurrentes.

Es a partir de esta visión de Iglesia construida por todos, que no rompe con el pasado
sino que lo asume, que cobra nuevo impulso la idea de colegialidad dentro de los
Iglesia, idea que luego intentará plasmarse en reformas a nivel general y también en las
iglesias locales, por ejemplo con la creación de senados episcopales para las
deliberaciones de los episcopados o la creación de comisiones de trabajo integradas

55 Conferencia Episcopal Argentina, Declaración pastoral del Episcopado Argentino, La iglesia en el
período posconciliar,
1966.
56 Reflexiones personales de Angelelli escritas en Roma en 1965 en Azcuy, op. cit, p. 195.

22

tanto por sacerdotes como por religiosos/as y laicos o la participación de los miembros
de las comunidades en las decisiones de la vida parroquial.

Podemos decir que de fondo se respiraba el triunfo de las democracias en Europa, y
como señala Loris Zanatta, el aprendizaje dejado por la segunda guerra mundial57.

Asimismo cobra nuevo protagonismo el rol de los laicos. Este tema que recibió mucha
atención en la atmósfera conciliar se ve reflejado en el documento Apostolicam
actuositatem. En este último, los laicos son impulsados a la participación en la misión
de evangelizar, de modo que ésta no sea patrimonio de los religiosos y que se posibilite
la acción de los seglares en sus medios sociales impregnando de “espíritu cristiano el
pensamiento y las costumbres, las leyes y las estructuras de la comunidad” (13).
Igualmente, se los llama a tener una participación más activa también en el accionar
civil nacional e internacional y se los exhorta a la cooperación en la búsqueda del bien
común favoreciendo el crecimiento del sentimiento de solidaridad entre pueblos. Pasa a
ser deber de los laicos “conocer el nuevo campo internacional y los problemas y
soluciones ya doctrinales ya prácticas que en el se originan sobre todo respecto a los
pueblos en vías de desarrollo” (14) ya que “con esta cooperación dinámica y prudente
que es de gran importancia en las actividades temporales, los laicos rinden testimonio a
Cristo (…) y a la unidad de la familia humana” (27).

Todos estos temas abordados durante el Concilio habían sido previamente mencionados
en los escritos de Gera. La necesidad de un laicado participativo, de una Iglesia
colegiada y de retornar al espíritu de pobreza58.


57 Conferencia dada por Loris Zanatta en Buenos Aires, 26 de agosto de 2009. Ver: Rojas, Guillermo,
Años de Terror y Pólvora, el proyecto cubano en la Argentina, 1959-1970, Buenos Aires, Santiago
Apóstol, 2001, p. 211: menciona también como la Iglesia hace suyas ideas del bando vencedor, tanto
socialistas como americanas, sustentadas ambas por un humanismo democrático, no trascendente:
“Liberada de los nazis por las potencias aliadas, Europa internaliza las ideas de los vencedores (…) Todas
estas circunstancias influirían y determinarían fuertemente el pensamiento católico de la época,
acercándolo a las ideas de los vencedores y con ello al progresismo que en buena medida coincidía con
los principios, con la filosofía animante de las potencias vencedoras”.
58 Ver: Gera, Hay lágrimas en las cosas, Notas de Pastoral Jocista, 1957; Gera, “sobre el misterio del
pobre” en Grelot, Gera, Dumas, El Pobre, Heroica, Buenos Aires, 1962.

23

Finalmente, el otro gran tema abordado por el concilio fue la necesidad de un espíritu de
apertura y diálogo con el mundo moderno: con los creyentes y los no creyentes (ver
Nostra Aetate y Dignitatis Humanae). Como señalaba Paulo VI en el discurso de
apertura de la segunda sesión, se planteó como hecho fundamental “tender un puente
hacia el mundo de hoy”.

Este espíritu de renovación, apertura y diálogo59 supuso asimismo una renovación en las
prácticas litúrgicas, prácticas que la Conferencia Episcopal describió como sacramento,
es decir signo e instrumento de la unión de los hombres con Dios y de la unidad de todo
el género humano60. Se hizo hincapié en el valor comunitario y humanista que debía
adoptar la praxis religiosa61.

Podemos decir entonces que el Concilio Vaticano II confirmó algunas de las reflexiones
que Gera había realizado previamente y en cierto modo la visión que tenía de la Iglesia,
y que se encontraba latente desde su anterior viaje a Europa. Este Concilio, al que en un
primer momento vivió con fuerte expectativa sin animarse a abrazarlo, a la hora de
analizarlo en retrospectiva lo considera como una bisagra: “si en este año 2000, después
de haber vivido la mayor parte de mi vida durante el siglo XX se me preguntaran cuáles
han sido los acontecimientos históricos que más me han impactado e influido, no
dudaría en nombrar en primer lugar el Concilio Vaticano II”62.

Luego de su participación en algunas de las últimas sesiones63, mientras se escribía
Gaudium et Spes, al retornar al continente americano fue invitado a dictar conferencias
acerca de interpretaciones de los documentos conciliares64. Expuso sus estudios
exhaustivos acerca de las encíclicas tanto en Perú como en Ecuador y Brasil. Allí

59 CEA 1966, op. cit, p. 11: “Conciencia más viva de sí misma, reforma, diálogo con los demás hermanos
cristianos y apertura al mundo de hoy: son las cuatro finalidades del Concilio”.
60 CEA, op. cit, p. 12.
61 Ponza, op. cit, p. 2.
62 Ver: Azcuy, op. cit, p. 35.
63 Gera no viajó como perito, pero viajó a Roma invitado y pudo vivir el clima que se respiraba en el
vaticano. Entrevista 27 de abril de 2009.
64 Ver: Gera, “Comentarios parciales a Ecclesiam Suam” en Gera, Geltman, Giaquinta, Ecclesiam Suam,
Guadalupe, Buenos Aires, 1964. Gera, “El Misterio de la Iglesia” en Ferrara, Gera y Otros, Lumen
Gentium. Constitución Conciliar sobre la Iglesia
, Guadalupe, Buenos Aires, 1966.

24

incluso participó en Petrópolis de la primera reunión de teólogos latinoamericanos junto
con Gustavo Gutiérrez y Juan Luis Segundo, siendo ésta considerada como apertura del
panorama a los teólogos para pensar América Latina.

En Argentina no fue el Arzobispado de Buenos Aires el que lo invitó a exponer sus
conclusiones en torno al Concilio, sino más bien algunos episcopados provinciales. Fue
invitado a dictar conferencias en diversas provincias de Argentina donde entró en
contacto con tradiciones del “interior”.

¿A qué se debe esta peculiaridad? El tema fue abordado en sendas oportunidades: la
recepción del Concilio Vaticano II en Argentina no fue homogénea. El Cónclave
despertaba expectativas, temores, y en algunos casos hasta franca oposición. La
situación política y social nacional era compleja, el clima intraeclesial también.

Generalmente a la hora de analizarlo los historiadores lo hacen a partir de una división
de aguas categórica: un grupo que se opuso a él y a sus reformas, los preconciliares, y
dentro de este grupo los que tuvieron extremas reservas y aceptaron una renovación
pero sólo de formas y no de contenido y por otro lado los que adhirieron
entusiastamente a los postulados, los postconciliares.

Asimismo, tienden a identificar al primer grupo con la jerarquía eclesiástica y al último
con el bajo y medio clero65, que son los sectores jóvenes y de ello derivan una relación
entre las distintas posturas y la diferencia generacional.

Muchos casos confirman este análisis. Sin embargo la existencia de Obispos
renovadores como por ejemplo Mons. Zazpe, Mons. Angelelli, Mons. Devoto66 plantean
la necesidad de evitar las divisiones categóricas67.

65 ver Ghío, op. cit, p. 193,; Di Stefano-Zanatta, op. cit, pp. 190-494; Obregón, op. cit, pp. 25-32; Mayol-
Habegger y Armada, op. cit: analizan los choques surgidos entre los distintos sectores por la participación
en los problemas económicos, sociales.
66 Mons. Devoto, Obispo de Goya escribe al regresar del Concilio: “La renovación, no es, como podría
sugerirles a algunos esta palabra, un afán de novedad, sino una revisión profunda para que la Iglesia se

25

Incluso el Episcopado impulsó algunas reformas que fueron más allá de lo discursivo68:
favoreció la creación de órganos colegiados y la participación de sectores de la
renovación y del laicado y se crearon nuevas comisiones destinadas a diversos temas
como por ejemplo liturgia, acción social y desarrollo pastoral. Esta última, la Comisión
Episcopal para Pastoral69 fue integrada por Obispos, teólogos, religiosas/os y laicos y
elaboró un plan de pastoral nacional de conjunto. En ella participaron tanto Gera como
Rafael Tello, Gerardo Farrell, Fernando Boasso S.I., y Justino O'Farrell, sociólogo70.

Esta última figura nos viene a mostrar un hecho significativo. Dentro de los sectores
renovadores estaban los que se habían formado en nuevas disciplinas como la
sociología o la psicología, e incluso quienes tenían formación filosófica o teológica
impartida en las universidades europeas. Podemos mencionar, en este sentido, a figuras
como Rau, Ruta, Ganchegi, Derudi, Aduris, Trusso, Mandrioni, Viscovich, Berardi,
Iriarte, Gaynor, Palumbo y otros71.

Los “renovadores”, o como el mismo Gera menciona en una entrevista, “los que no
querían conservar algunas cosas” se nuclearon en torno a la universidad de Teología72
que pasó de las manos de los jesuitas al clero diocesano, siendo Mons. Pironio el primer
decano y el impulsor de la renovación dentro de la institución al dar cátedras de la
facultad a quienes se habían formado en el exterior o compartían el aire renovador.


despoje de aquellas cosas, que de alguna manera han ido desfigurando su auténtica imagen evangélica, o
sea imagen de la Iglesia tal como Jesús ha querido que fuera”, en Azcuy, op. cit, p. 208.
67 El mismo Gera al analizar las posturas señala “Yo me acuerdo que la línea de mis profesores era más
bien en contra, Menvielle, Castellani, los curas viejos estaban más bien en contra. En cambio la gente
joven, después del primer desconcierto empezó a apoyar el Concilio (…) (pero) entre los conservadores
estaban quienes aceptaban el Concilio y entre los posconciliares estaban quienes ya querían hacer un
tercer Concilio”, entrevista 27 de abril de 2009.
68 Igualmente si bien a nivel nacional la renovación (al menos de las estructuras) fue rápida a nivel
diocesano las mismas quedaron libradas a la voluntad de los Obispos de cada diócesis. En muchos casos
éstos frenaron o detuvieron las reformas. Es significativo el caso de Mons. Buteler en Mendoza.
69 La experiencia de la Comisión Episcopal para Pastoral (COEPAL) durará desde 1966 hasta 1973.
Touris señala que tuvo la particularidad de ser un “espacio que permitió la articulación de la reflexión
teológica y la discusión intelectual desde la perspectiva de las ciencias sociales con prácticas pastorales
que se inscribían dentro de las nuevas directivas conciliares”. (2008)
70 Ver: Scannone, Perspectivas eclesiológicas de la teología del pueblo en la Argentina, p. 3.
71 Maccarone, op. cit., p. 163.
72 Ver Zanca, op. cit, p. 133.

26

Además de ocupar cátedras, estos hombres, impulsaron una renovación en el ámbito
pastoral promoviendo en los centros de estudios semanas de liturgia, congresos de
catequesis y jornadas bíblicas73.

De todos modos, esta tendencia sobrepasaba los límites de la universidad o de los
centros de estudios. La revista Criterio, desde 1957 dirigida por Jorge Mejía, también se
hacía ecos de estos aires. Intelectuales que abrazaban el humanismo cristiano llenaban
sus páginas y las de Estudios, intelectuales como Carlos Floria, Ludovico Ivanissevich
Machado, José Luis de Imaz, Emilio Mignone, Néstor Auza, Guido Di Tella, Horacio
Peña, Antonio Donini, Rafael Braun, Justino O’Farrell, Alberto Silly, José E.
Miguens74.

Ahora bien, aún evitando la polarización simplificadora dentro de la Iglesia (entre los
pre y los post conciliares y quienes mantuvieron posturas intermedias) algo es evidente:
la Iglesia Argentina se complejizó. En su interior emergieron legitimados desde Roma y
desde la jerarquía sectores con distintas visiones eclesiales y distintas concepciones de
pastoral que ya estaban latentes desde tiempo atrás. Como señala Juan Maccarone, los
que preferían reflexionar más sobre el dato de fe (lo dado) que sobre lo construido (la
síntesis teológica o el sistema) provocaron una activación del dinamismo pastoral75, que
poco se parecía al espíritu de cruzada del que habla Zanca y que caracterizaba a la
generación anterior76.

A su vez, esta complejización puso en evidencia la creciente politización que se estaba
dando en los distintos cuadros de la Iglesia Argentina y que tampoco era nueva. Desde
tiempo atrás, tanto laicos como algunos sacerdotes se sentían identificados con las
opciones políticas del pueblo alejándose así del intento de la jerarquía de mantenerse
fuera de la órbita política.

73 Maccarone, op. cit, 162.
74 Ver Zanca, José, El asedio a la Cristiandad, Intelectuales católicos y sociedad (1950-1965), Anuario de
Estudios Americano
s, 63, 1, enero junio, 107-130, Sevilla, 2006.
75 Maccarone, op. cit, p. 162.
76 Zanca, José A, Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad 1955-1966, Buenos Aires, Fondo de
Cultura económica-Universidad de San Andrés, 2006, p. 20.

27

Nos parece interesante resaltar un hecho que puede parecer obvio: si bien surgieron
diferencias, todo ello se dio dentro de la Institución, es decir, no hubo un quiebre, al
menos en un primer momento. Como señala Zanca, la generación “desamparada”, (así
denomina a los intelectuales renovadores católicos) no cometió parricidio77, no optó por
la separación o el alejamiento de la institución eclesial: “había cosas que no queríamos
conservar evidentemente, cosas que cuando vino la renovación las asumimos. Es difícil
decir que estábamos con los conservadores porque algo queríamos renovar, pero no
queríamos quemar el Papado”78.

LOS PRIMEROS PASOS HACIA UNA NUEVA PASTORAL

Gera vivió esta época de intensa complejización y participó en los nuevos espacios
creados desde el Episcopado para la renovación, principalmente la Comisión Episcopal
para Pastoral (COEPAL). Como dijimos con anterioridad, dicha comisión, a cargo de
Mons. Marengo, asumía algunas de las innovaciones impulsadas a partir del Concilio y,
por lo pronto, integraba a sacerdotes, religiosos y laicos. Como mencionaba Gera “en el
grupo nuestro, en la COEPAL, siendo una comisión episcopal hubo por primera vez
mujeres: dos religiosas y una laica. Había un modo de proceder nuestro que indicaba
aunque no hiciéramos un artículo teológico correspondiente que mostraba que había
cosas que empezaban a cambiar”.

La COEPAL se dedicó a reflexionar sobre la acción pastoral y sobre su destinatario, el
pueblo, con su propia cultura, problemas, características, religiosidad y tensiones y a
partir de ello elaboró un plan de pastoral nacional79.

Si bien en paralelo Gera fue designado decano de la Facultad de Teología por el período
1966-1969 esta labor no le impidió continuar participando de la comisión. Junto con
ella elaboró un plan nacional popular de pastoral de conjunto, cuya idea central, era ser,

77 Zanca, op. cit, p. 43.
78 Entrevista, 27 de abril de 2009
79 Politi, Sebastián, La Teología del pueblo. Génesis y perspectivas, Buenos Aires, Nuevas voces, 1990:
señala que la reflexión de los miembros de esta comisión “se inscribía en amplio movimiento de ideas,
íntimamente vinculado a los procesos políticos y sociales”.

28

como señala su nombre, un plan a alcanzar por medio del trabajo conjunto de todos los
miembros de la Iglesia, no solamente el clero y los religiosos sino también los laicos.

Dicho plan, publicado por el Episcopado argentino está impregnado del lenguaje
conciliar a la vez que se encuentra influido por la Encíclica Populorum Progressio de
Pablo VI y por las conclusiones de la reunión de la Conferencia Episcopal
Latinoamericana realizada en Mar del Plata en 1966 sobre temas de educación,
apostolado de laicos y acción social, donde los Obispos reflexionaron sobre el papel de
la Iglesia en el desarrollo latinoamericano.

La idea de diálogo con el mundo está latente en todo el documento. Basta leer su
introducción para verlo. Entre sus objetivos están renovar la pastoral de acuerdo a la
mentalidad conciliar, institucionalizar el diálogo, crear organismos conductores de dicha
pastoral y estudiar y conocer las realidades argentinas80.

La idea de apertura al mundo, de conocer la problemática social que inicia el
documento, estará presente a lo largo de él. Esto no es nuevo: en un encuentro pastoral
para 70 sacerdotes realizado en Chapadmalal, en 1966 Gera había planteado esta
necesidad: “se trata entonces de reconocer la realidad argentina, apercibirse de los
síntomas y realizar un diagnóstico de la misma tal como el médico ausculta el lugar del
dolor y la enfermedad (…) Es necesario detectar lo que Pablo VI en su discurso a los
Obispos de América Latina denominaba los puntos neurálgicos. Hay que tratar de
conocer dónde le duele a la Argentina”.81 Gerardo Farrell destaca esta reunión
sacerdotal por el abordaje que se realizó de la situación argentina pero también como el

80 CEA, Declaración pastoral del Episcopado, 1967 “Consideramos que el estudio de la realidad
argentina, es una de las bases, sobre las que habrán de trabajar las comisiones episcopales con sus
respectivos subsecretariados tratando de mantener una permanente y actualizada toma de conciencia de
cuanto afecte, preocupe y angustie a la Iglesia y al pueblo del país, porque como dice Su Santidad Pablo
VI: “el pastor debe tener siempre los ojos abiertos sobre el mundo.”1
81 Gera, “La Iglesia y el mundo” en Gera, Silly y otros, La Iglesia y el país, Búsqueda, Buenos Aires,
1967. Describe esta reunión también De Biase, op. cit, p. 121: “Lucio Gera, decano de la facultad de
teología del seminario de Villa Devoto y más adelante uno de los teóricos principales del MSTM indicó
que la finalidad del encuentro era analizar las orientaciones del Vaticano II para así intentar repetirlo en
nosotros. Por ello agregó ‘no se trata solamente de repetir citas sino de reproducir las actitudes conciliares
en lo íntimo de cada uno expandiéndolo hacia la realidad que nos circunda. De este modo adaptaremos el
Concilio a la Argentina y sobre todo adaptaremos la Argentina al Concilio”.

29

punto en el cual se separaron aquellos que realizaban una lectura más desde el diálogo
católico marxista de los que lo hacían desde el catolicismo popular82.

Volviendo al plan de pastoral, es interesante ver que utilizan las categorías que estaban
en boga en el momento debido a la Cepal83 y a los procesos de descolonización:
desarrollo y subdesarrollo84. Como señala Carlos Altamirano, los conceptos
desarrollistas estaban latentes en todos los ámbitos85 y a partir de escritos de Pablo VI y
de otros documentos institucionales notamos que el ámbito eclesial no era una
excepción. El plan de pastoral por ejemplo denuncia la realidad local a partir de la
situación de subdesarrollo y señala la necesidad de un desarrollo que no avasalle la
dignidad humana. Ahora, si bien hace suyas dichas categorías, si se lo compara con
otros discursos desarrollistas se observa una visión de progreso que excede lo
meramente económico ya que promueve un concepto de progreso que sea integral, es
decir de todos los hombres y de todo el hombre. Asimismo debemos mencionar que
también, en sintonía con el mensaje de Pablo VI plantean la necesidad de transformar
las estructuras86 y la necesidad de una clase dirigente que preste oídos a lo que sufre el
pueblo y que no busque el desarrollo sin tener en cuenta el principio de justicia social ya
que solamente buscando la justicia social se alcanzaría la paz87.

Si bien es un documento que llama la atención porque no es la típica declaración del
Episcopado, el cual tradicionalmente se manifestó en términos más moderados, debe

82 Farrell, op. cit, p. 210.
83 Comisión económica para América Latina, organismo dependiente de la Organización de las Naciones
Unidas, responsable de promover el desarrollo económico y social de la región.
84 Incluso llego a gestarse una teología del desarrollo.
85 Altamirano, op. cit, p. 73.
86 CEA, Declaración pastoral del Episcopado, 1967: “La Iglesia tiene pues una función ineludible de
animación y de impulso promocional en el proceso actual de la Argentina y América Latina. La
transformación de las estructuras actuales y la integración son metas hacia la cual tienden nuestros
pueblos, movidos especialmente por su vocación y necesidad de ser”.
87 El discurso de Pablo VI en las Naciones Unidas en 1966 refleja claramente las connotaciones sociales
del compromiso evangélico: “La verdadera paz no es simplemente la no guerra. Porque un hombre no
solamente puede morir herido por una bala o destrozado por una bomba. Un hombre puede también
morirse de hambre y eso hoy sucede con multitudes enteras de hombre que son hijos de Dios como
nosotros (…) no hay paz verdadera si los seres humanos tienen que vivir en habitaciones indignas, a
veces de animales. No hay paz si no hay trabajo (…) Todo esto configura un estado de guerra, porque
guerra es destrucción. Y carecer de alimentación, vivienda y ropa es ir destruyéndose de a poco”.

30

aclararse que aunque es categórico, habla de desarrollo y no de revolución. Debemos
asimismo resaltar que en este documento se ven elementos que luego serán centrales en
la reflexión pastoral que realizará Gera como la profundización de la renovación
litúrgica y el rescate de la religiosidad popular y que el proyecto de una pastoral popular
ya está presente desde 1966 y no como se lo suele presentar a partir de 1979.

31

CAPÍTULO III.
ECOS DEL CONCILIO EN AMÉRICA LATINA Y EN ARGENTINA
MEDELLÍN

Un hecho clave le permitió a Gera ser testigo de uno de los acontecimientos más
relevantes del siglo XX para la Iglesia Latinoamericana. Mons. Pironio lo invita como
asesor para asistir a la Conferencia del Episcopado Latinoamericano a llevarse a cabo en
Medellín en 1968, en la que será el encargado de redactar la introducción a las
conclusiones.

La segunda Conferencia Episcopal Latinoamericana reunida en Medellín encuentra una
América Latina sensibilizada. El discurso inaugural de Pablo VI, primer Papa en cruzar
el océano, sobre la situación del continente funcionó como visto bueno a los obispos
para asumir el horizonte conciliar en concreto. Esto quiere decir que los Obispos se
reunieron no ya para disertar acerca de las conclusiones del Concilio de modo abstracto
sino con el objetivo de adaptarlas a la realidad local. Para ello hicieron algo innovador,
partieron de la realidad de los pueblos latinoamericanos y siguiendo los lineamientos
conciliares de dialogar con el mundo, iniciaron sus reflexiones desde el hombre y no
desde la teología88. De este modo, pensaron el Concilio cara a los pueblos
latinoamericanos, teniendo en cuenta sus propias historias, culturas, heridas y
conflictos: “se ha vuelto hacia el hombre consciente de que para conocer a Dios es
necesario conocer al hombre” (1).

Tal como lo habían hecho los sacerdotes argentinos en el plan de pastoral realizado el
año anterior, los Obispos partieron de un diagnóstico: “se conjugan el hambre y la
miseria, las enfermedades de tipo masivo y la mortalidad infantil, el analfabetismo y la
marginalidad, profundas desigualdades en los ingresos y tensiones entre las clases
sociales, brotes de violencia y escasa participación del pueblo en la gestión del bien
común” (p8)

88Ver Berryman, Phillip, Teología de la liberación: Los hechos esenciales en torno al movimiento
revolucionario en América Latina y otros lugares,
México, Siglo Veintiuno Editores, 1989, p. 9.

32


Haciéndose eco del clima de la época y de los conceptos en boga analizaron la situación
del continente a partir del subdesarrollo y la explicaron como consecuente de la
existencia de “estructuras de dominación” que provocaban la situación de
“dependencia”. Debemos resaltar este análisis porque a través de él se refleja la crisis
del desarrollismo ya que no se habla sólo de desarrollo y subdesarrollo, ideas que
encerraban posible optimismo para aquellas economías rezagadas que en algún
momento podrían despegar, sino que se analizan las causas de esa situación de
subdesarrollo y así entra en juego la teoría de la dependencia elaborada y difundida por
los miembros de la Cepal.

A partir de allí derivaron su análisis en la necesidad de compromiso frente a esa
realidad. Plantearon la necesidad de acompañar al continente en los profundos procesos
de transformación que estaba atravesando, apoyando especialmente la promoción
humana, acompañando a los pueblos en su “voluntad de liberación” y rechazando la
opresión de todo tipo, tanto económica como política y social.

Como dijimos con anterioridad, este tipo de afirmaciones son llamativas por lo
categóricas y comprometidas89. Tal declaración política puede solamente compararse
con la de Puebla que denuncia la ideología de la doctrina de la seguridad nacional. Los
Obispos plantean la necesidad de justicia como condición sine qua non tanto para la
paz90 social como para la paz política91.

Miguel Concha Mano considera estas aseveraciones como testimonio del
reconocimiento de la Iglesia Latinoamericana de la necesidad de no reducir la fe

89 Gera recuerda: “Acá en mi biblioteca tenía que ocultar el texto de Medellín porque si los militares lo
veían te llevaban preso” Entrevista 27 de abril de 2009.
90 “la paz es ante todo obra de la justicia. Supone y exige la instauración de un orden justo en el que los
hombres puedan realizarse como hombres, en donde su dignidad sea respetada, sus legitimas aspiraciones
satisfechas, su acceso a la verdad reconocido, su libertad personal garantizada. Un orden en el que los
hombres no sean objeto sino agentes de su propia historia” (14a).
91 ver Farrell, op. cit, p. 220. El problema latinoamericano no se ubica solo en el nivel de un atraso técnico
económico sino y principalmente en el político.


33

cristiana al ámbito privado y de tener incidencia en la realidad pública de las relaciones
sociales y de las “estructuras económicas y políticas” (1981).

Ahora bien, podemos notar en las declaraciones mencionadas la influencia subyacente
de la llamada Teología de la Liberación. Esta tendencia, en pleno auge durante la época
de la conferencia, nació en Latinoamérica y sus ideas centrales reflejan, en cierto modo,
la realidad del continente.

Ellas pueden analizarse a través de los escritos de sus representantes más significativos,
Gustavo Gutiérrez, Hugo Assman y Leonardo Boff. A pesar de las diferencias entre
estos últimos existen elementos, ideas o conceptos comunes que permiten describir esta
reflexión teológica. El primero y central es la opción preferencial por los pobres92. Esto
no es algo novedoso en la Iglesia porque los pobres siempre fueron considerados y
mucho más aún a partir de la encíclica Rerum Novarum, cimiento de la doctrina social
de la Iglesia. Lo novedoso, pero el elemento de cambio es que no son vistos ya como
objetos de caridad sino más bien como agentes de su propia liberación.

De ello se deriva la otra ida central: la suposición que esa pobreza es producida por la
existencia de “estructuras de dominación”, que no hacen más que perjudicar a los
pueblos, sus economías y sus sistemas políticos93, provocando miseria, muerte y
dependencia.

92 Ver Berryman, op. cit: a los teólogos de la liberación los moviliza el valor de las personas oprimidas,
reflejado en la siguiente poesía:
“el hombre –todo hombre-es:
la criatura predilecta de Dios,
hecho a su imagen y semejanza,
dotado de inteligencia y voluntad
y por eso, llamado a ser libre y vivir en comunidad.
Y lo que es más, todo hombre está llamado en Cristo a crecer hasta llegar a ser participe de la naturaleza
divina y así llegar a la posesión definitiva de su realización en Dios. De aquí deriva la inmensa dignidad
de la persona humana. Por ello todo hombre debe tener idénticos derechos y oportunidades para su
desarrollo y a su vez responder a sus deberes y obligaciones.
Por lo tanto:
El más humilde de los guatemaltecos,
el más explotado y marginado
el más enfermo e ignorante vale más que todas las riquezas de la patria y su vida es sagrada e intocable”
93Ver Lowy, Michael, La teología de la Liberación: Leonardo Boff y Frei Betto en Rebelión, 2007, p. 1:
sintetiza la teología de la liberación como “opción preferencial por los pobres” y señala que la novedad

34

De allí concluyen los teólogos de la liberación que para desterrar la pobreza, la
marginación y la dependencia, es necesaria la destrucción o eliminación de esas
“estructuras opresoras” por medio de la lucha94. Es a partir de este punto que en muchos
casos, la Teología de la Liberación es estudiada en relación con la ideología marxista.

Lowy, al analizarla señala “la primacía del elemento antropológico por sobre el
eclesiástico, del utópico sobre el efectivo, del crítico sobre el dogmático, del social
sobre el personal y de la ortopraxis sobre la ortodoxia”95.

La influencia de esta escuela teológica se puede analizar en el trasfondo de importantes
afirmaciones de los documentos de Medellín y en cierto modo influyeron también en la
figura de Gera. Se puede notar sin embargo que los obispos tomaron distancia de esta
escuela a la hora de determinar los medios para la eliminación o transformación del
sistema y así también lo hará Gera. Acorde a lo pregonado por el Obispo brasileño
Hélder Cámara y a lo exhortado por Pablo VI96 ellos optan por rechazar la violencia y
eligen como agente liberador y creador de un nuevo tipo de sociedad a la educación.
Esta elección no dejó de generar cierto malestar: “contrariaba a Gustavo (Gutiérrez) que
decía que la no violencia activa capaz nos debilitaba (…) Gustavo cuestionaba a dónde
iba esto”97.

Es en este marco que plantean la necesidad de nueva evangelización y para ello la
necesidad de prestar importancia a las características culturales propias del pueblo y de
cada pueblo para poder organizar catequesis adaptadas y promover a la vez una
renovación litúrgica y pastoral popular acorde a las características locales.

radica en que el pobre ya no es considerado objeto de caridad sino artífice de su liberación. Menciona a
estos pobres desheredados como pobretariado y dentro de este grupo comprende no sólo a los pobres
sino también a los excluidos sociales.
94 Ver Berryman, op. cit: Argumentaban que la iglesia debía replantear su rol en la sociedad y prepararse
a efectuar cambios. Los cristianos según ellos debían liberar de la opresión de los bloques ideológicos.
“se decía que la práctica revolucionaria era la matriz generadora de una nueva creatividad teológica”.
95 Lowy, op. cit, p. 2.
96 La figura de Pablo VI fue una figura de enorme importancia en la vida de Gera. En las entrevistas
constantemente hace referencia a la fuerza de los escritos del Papa del momento, de su claridad y tironeos
internos.
97 Entrevista Lucio Gera 27 de abril de 2009.

35

Este apartado merece una atención especial ya que el tema será retomado por Gera y
Tello en Argentina dando lugar a la formación de la posteriormente denominada
Escuela de Teología Argentina y también porque luego será nuevamente abordado en la
Conferencia Episcopal Latinoamericana realizada en Puebla.

Como mencionábamos con anterioridad, los Obispos plantean la necesidad de conocer
la realidad latinoamericana para una nueva evangelización, partiendo de lo propio de
cada lugar. Si bien ven como característica generalizada la condición de continente
subdesarrollado (que comienza a comprenderse en la línea de los vínculos entre centro-
periferia) también encuentran otra característica común a los pueblos sumamente
heterogéneos, con tradiciones muy distintas, que es la existencia de una religiosidad
popular (en sus diversas manifestaciones).

Los Obispos analizan la presencia en todos los pueblos latinoamericanos de diversas
formas de piedad popular presentes, casi encarnadas en las sociedades desde la época de
colonización hispánica pre-borbónica. Entre estas manifestaciones que permanecen
como vestigio o resabio de la época de la conquista, mencionan por ejemplo las
devociones a los santos, las peregrinaciones, los votos y promesas y la religiosidad
basada en los sacramentos que muchas veces tienen más un sentido social que religioso.

“En la gran masa de bautizados de América Latina las condiciones de fe, creencias y
prácticas cristianas son muy diversas no sólo de un país a otro sino entre regiones de un
mismo país y entre los diversos niveles sociales. Se encuentran grupos étnicos
semipaganizados; masas campesinas que conservan una profunda religiosidad y masas
de marginados con sentimientos religiosos pero de muy baja práctica cristiana”98.

Señalan asimismo, que estas manifestaciones varían de acuerdo al pueblo y están casi
siempre teñidas de supersticiones o elementos mágicos, forman parte de las culturas

98 Documentos finales de Medellín, Pastoral popular, punto1.

36

populares, es decir, además de ser testimonio de la fe colectiva del pueblo, simple y
emocional, reflejan un elemento de su identidad.99

No dejan de ver el carácter imperfecto de esta religiosidad, impregnada de elementos
humanos pero consideran necesario protegerla por ser reserva de virtudes cristianas y
humanas y por considerarla como el aporte de la Iglesia Latinoamericana a la Iglesia
universal. Añade el documento de Medellín, que sólo manteniendo y protegiendo esta
religiosidad, que es sumamente plural, la Iglesia será verdaderamente incluyente: “esta
religiosidad pone a la Iglesia ante el dilema de continuar siendo Iglesia universal o de
convertirse en secta”100.

Concluyen así en la necesidad de una nueva pastoral que preste atención a estas formas
de religiosidad popular descuidadas durante mucho tiempo, es decir que plantean la
necesidad de proyectar una acción orientada tanto a la reevangelización de dichas
formas de piedad popular como a la conservación de las mismas frente a los grandes
cambios que sufre el continente, a las transformaciones sociales tales como “la
explosión demográfica, las migraciones internas, los cambios socioculturales, la escasez
de personal apostólico y la deficiente adaptación de estructuras eclesiales”101.

Finalmente, recalcan la necesidad de una mayor presencia en los medios de
comunicación y en la utilización de los mismos para la evangelización. Estas
afirmaciones anteceden la mayor presencia mediática que la Iglesia tendrá o intentará
tener a partir de la década del ochenta en la prensa escrita y en la radiofonía y televisión.

99 Los Obispos mencionan estas manifestaciones de fe como mixtas: “sus expresiones pueden estar
deformadas y mezcladas en cierta medida con un patrimonio religioso ancestral, donde la tradición ejerce
un poder casi tiránico; tienen el peligro de ser fácilmente influidas por prácticas mágicas y supersticiosas
(…) pueden ser sin embargo balbuceos de una auténtica religiosidad, expresada con los término culturales
de que se dispone. En el fenómeno religioso existen motivaciones distintas que por ser humanas son
mixtas y pueden responder a deseos de seguridad, contingencia, importancia y simultáneamente a
necesidad de adoración (…) motivaciones que se plasman y expresan en símbolos diversos” (95,.96)
100 Documentos finales de Medellín, Pastoral popular, punto3.
101 Documentos finales de Medellín, Pastoral popular, punto1.

37

Es en estos últimos apartados que podemos encontrar en germen, ya en 1968, lo que
luego será el núcleo del pensamiento de Gera y del grupo de teólogos que formarán la
Escuela Argentina de Teología.




SAN MIGUEL

Medellín en cierto modo fue otro nuevo punto de partida generador de posturas a favor
y en contra dentro de la Iglesia clerical, es decir dentro de la Iglesia de “los curas”, ya
que entre el laicado argentino las conclusiones de la Segunda Conferencia del
Episcopado Latinoamericano no tuvieron demasiado efecto, sobre todo si se lo compara
con la Iglesia Uruguaya que tuvo un grupo laico muy activo. Gera en “Apuntes para una
interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación MIEC-JECI,
Montevideo102, refleja esta realidad: “a partir de Medellín los conflictos más fuertes se
verifican entre la corriente liberal y la de liberación popular. Llama la atención que
algunos representantes típicos del progresismo o de la renovación postconciliar
manifiesten escasa o nula simpatía por las Conclusiones de la Segunda Conferencia del
Episcopado Latinoamericano”.


102 1970.

38

Ahora, si bien Medellín dividió aguas, quedó plasmada en la Iglesia una creciente
sensibilidad por parte de la jerarquía eclesial por el “pobre”, figura que trasciende el
planteo económico, ya que pobre no es solamente el que no tiene para comer sino que
también lo es el oprimido político, el que no puede participar o el marginado cultural.

De la mano de esa sensibilidad Medellín recoge el consecuente llamado a trabajar, a
participar, más allá del estado clerical o laical, por la justicia social y por los pobres que
son los que padecen las injusticias.

Ahora bien, como dijimos con anterioridad Medellín no fue el punto final de la
adaptación del Concilio a la realidad local, más bien lo contrario. Fue un punto de
partida y por eso la Comisión Episcopal Argentina decidió realizar una declaración,
denominada declaración de San Miguel por medio de la cual adaptaban las conclusiones
del Celam a la realidad Argentina.

El documento de San Miguel refleja de modo rico y fluido algunos aspectos de la
realidad eclesial argentina. Podemos empezar por señalar un hecho muy claro: es
evidente que en el escrito hay una gran diversidad de estilos que en cierto modo permite
entrever la existencia de diversas posturas dentro del Episcopado103.

Podemos encontrar en el documento final un capítulo como el escrito por Mons. Tortolo
(Obispo de Entre Ríos) acerca del sacerdocio que refleja una postura más bien
conservadora y aborda el tema de la crisis sacerdotal y del celibato. Asimismo el
cuidado dedicado a este último tema revela una cuestión que preocupa a la jerarquía: la
crisis del orden sacerdotal y los cuestionamientos en torno al celibato apostólico están
en boga. Debemos recordar que para fines de 1960 y principios de los setenta gran
cantidad de sacerdotes optarán por la reducción al estado laical o que incluso se
generarán movimientos como el encabezado por el Mons. Podestá, Obispo de
Avellaneda, que impulsó el movimiento de sacerdotes casados.


103Ponza, op. cit, p. 7.

39

Otro capítulo que se destaca por su moderación es el referido a la pobreza, escrito por
Mons. Iriarte, quien principalmente decide encarar el tema desde la pobreza espiritual.
Menciona las carencias de los sectores marginales pero en un tono que destaca por su
moderación y que hasta cierto punto no se condice con lo que está ocurriendo en
paralelo, con la formación de movimientos de sacerdotes que declaran abiertamente la
opción preferencial por los pobres (Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo -
MSTM104). Probablemente Monseñor Iriarte, considerado como uno de los renovadores,
al hacer un escrito tan medido quería evitar ser etiquetado como tercermundista.

Más allá de estas dos posturas, una más conservadora y la otra moderada debemos
destacar la creciente influencia, también plasmada en el documento, de los sectores
renovadores. La gran mayoría de los capítulos retoma el espíritu de Medellín y también
su vocabulario, previamente descripto. Las palabras “liberación” y “transformación de
estructuras” son constantes. Podemos citar por ejemplo un fragmento del capítulo
referido a la Justicia:

“Como la vocación suprema del hombre es una sola: la divina, la misión de la Iglesia es
también una sola: salvar integralmente al hombre. En consecuencia la evangelización,
comprende necesariamente todo el ámbito de la promoción humana. Es, pues, nuestro
deber trabajar por la liberación total del hombre e iluminar el proceso de cambio de las
estructuras injustas y opresoras generadas por el pecado.

Comprobamos que, a través de un largo proceso histórico que aun tiene vigencia, se ha
llegado en nuestro país a una estructuración injusta. La liberación deberá realizarse,
pues, en todos los sectores en que hay opresión: el jurídico, el político, el cultural, el
económico y el social”. (IV Justicia, 1 y 2)

Lo interesante, lo que más llama la atención es que las ideas de liberación y
participación no las limitan al ámbito religioso, sino más bien se expanden a otros
ámbitos como “el jurídico, el político, el cultural, el económico y el social”. Es así que

104 Ver capítulo IV.

40

podemos entrever otra percepción en torno a la época: Argentina se encontraba
convulsionada, afectada y tironeada por un orden que el Episcopado califica de injusto.
Ello se deriva tanto de la realidad política como económica del país. El gobierno militar
de la llamada Revolución Argentina, no elegido sino impuesto no se condice con la
opción política de la mayoría del pueblo. Los sectores populares esperan el retorno del
líder proscripto y la posibilidad (impedida por el gobierno) de participar y manifestarse.

En cierto modo esta expectativa, la de participación, se refleja en el texto:
“El proceso de liberación deberá contener siempre el aporte fecundo de los auténticos
valores y sanas tradiciones originadas desde el comienzo de nuestra nacionalidad que
reflejan el genuino espíritu de nuestros pueblos. Por lo cual se hace necesaria la
formación de una comunidad nacional que refleje una organización “donde toda la
población –pero muy especialmente las clases populares- tengan a través de estructuras
territoriales y funcionales una participación receptiva y activa; creadora y decisiva, en la
construcción de una nueva sociedad” (IV Justicia: 5)

“No se puede vivir la caridad y nadie puede sentirse verdaderamente cristiano si
mantiene actitudes que contribuyen a la marginación u obstaculizan la participación de
todos los hombres en la vida y en los bienes de la comunidad” (IVJusticia: 11)

Claramente se ve, como menciona Ghío la influencia de los sectores jóvenes en estas
declaraciones, que incluso llegan a ser más explícitas: “reafirmamos el derecho del
pueblo a crear sus organizaciones de base (…) De este modo el pueblo y los sectores en
que realiza su actividad serán los verdaderos protagonistas de su promoción integral,
defendiendo legítimamente sus derechos y reivindicaciones.

Urgimos el establecimiento de canales institucionalizados de auténtica participación,
para que todo el pueblo pueda hacer oír su voz y tener parte activa en las decisiones que
atañen a la comunidad”.


41

Asimismo, se critican las estructuras económicas generadoras de mayores desigualdades
y a quienes intentan debilitar a los sectores obreros:

“Exhortamos a que se eliminen las tentativas de quienes procuran dividir y marginar al
sector obrero y sus organizaciones profesionales de los niveles de decisión económica,
social, política y cultural que les corresponde. Por otra parte, es nuestro deber señalar
que todos los trabajadores, pero principalmente sus dirigentes, para su propio bien y el
de toda la comunidad nacional, deben esforzarse para lograr una unidad que asegure la
vigencia tanto de sus legítimos derechos cuanto de sus deberes, y por ello alentamos a
quienes se esfuerzan por alcanzarla.

Hacemos un llamado a los empresarios y a sus organizaciones para que, superando
intereses, diferencias y divisiones, promuevan una eficiente acción en pro de un
desarrollo armónico y liberador que asegure, por otra parte, la creación y continuidad de
fuentes de trabajo; instamos a que se trabaje seriamente en la búsqueda de modelos
nuevo para la reforma de la empresa” (V Paz)

Estas declaraciones son difíciles de pensar sin considerar la creciente influencia de los
sectores renovadores. Entre estos estaban Lucio Gera, Rafael Tello, Gerardo Farrell y
Alberto Silly. El equipo de Tello fue el encargado de redactar el apartado referido a la
pastoral popular que recoge las conclusiones de Medellín105.

Tuvo importante presencia la Comisión Episcopal para Pastoral y se puede ver la huella
del plan de pastoral de conjunto en las conclusiones de San Miguel. Gera resalta en una
entrevista reciente: “Acá entró mucho la COEPAL hasta que la suprimen”.

105 Por ejemplo: “Ella como Madre se siente obligada para con todos sus hijos, especialmente para con los
más débiles, alejados, pobres y pecadores. Si no lo hiciera así o no los considerara como miembros
predilectos del Pueblo de Dios, su actitud sería no de Iglesia de Cristo, sino de secta”. (…) “La Iglesia ha
de discernir acerca de su acción liberadora o salvífica desde la perspectiva del pueblo y de sus intereses,
pues por ser éste sujeto y agente de la historia humana, que “está vinculada íntimamente a la historia de la
salvación”, los signos de los tiempos se hacen presentes y descifrables en los acontecimientos propios de
ese mismo pueblo o que a él afectan. (…) La acción de la Iglesia no debe ser solamente orientada hacia el
pueblo, sino también, y principalmente, desde el pueblo mismo”.


42


El trabajo de esta comisión, que había elaborado un plan anteriormente mencionado, era
buscar crear una pastoral que ya no la hicieran solamente los curas sino que se hiciera
con la participación de los distintos miembros de la Iglesia. A su vez buscaban que se
diseñara una pastoral de acuerdo a las necesidades de cada diócesis. Es interesante ver
que hay una palabra que repiten constantemente los miembros de la COEPAL:
participación.

“La pastoral tenía que ser hecha por todos…por lo tanto cada diócesis tenía que
organizar una comisión de sacerdotes, laicos y religiosos y reunir al conjunto para que
expresase sus deseos pastorales. Eso lo hicieron muy bien en el Chaco, en Resistencia.
Hubo gente de la COEPAL que iba a cada diócesis para convocar al clero y a los
laicos…para mover. Era una pastoral hecha por todos…daba mucho trabajo. Nosotros
hablábamos de una pastoral popular y por popular entendíamos el pueblo de Dios, no
simplemente el tipo de las villas…también los tipos de las villas. El mundo pobre tenía
que estar dentro y decir su palabra. Que todos tengan su palabra, que la Iglesia sea
hecha, armada entre todos”.

Los miembros de la COEPAL 106 sintetizaban su objetivo al decir “hay que darle la
palabra al pueblo”. Ellos comenzaron a extender su influencia y esto no sólo se plasmó
en San Miguel sino también en los frutos de su accionar107.

Ahora bien, esta comisión no se limitó a propiciar la intervención en lo eclesial sino que
también fomentaba la participación en otros ámbitos como por ejemplo el político y el
social. Hacia fines de la década del 60 el clima tanto político como social parecía estar
por eclosionar, y las percepciones no eran erradas. Existía gran malestar entre la

106 Ver Touris, op. cit: “se sumaron otras figuras de destacada trayectoria como Alberto Silly, (S.J. y
director del Centro de Investigación y Acción Social de dicha orden: CIAS); Fernando Boasso (S.J.);
Guillermo Sáenz (S.J. y asesor del MRAC); Mateo Perdía (Provincial de los Padres Pasionistas); Laura
Renard (Superiora de las Hermanas Auxiliares Parroquiales de María); Aída López (Superiora de las
religiosas de la Compañía del Divino Maestro) y Ester Sastre (Superiora de las Hermanas del Sagrado
Corazón). Más tarde completaron el grupo Carmelo Giaquinta y Domingo Castagna
107 Ver: Fernando Boasso, El contexto histórico eclesial, en Azcuy, op.cit, pp. 176-179; Testimonio Laura
Renard en Azcuy, op.cit, pp207-218.

43

población, entre los jóvenes universitarios, los trabajadores y también en algunos
sectores del clero. Los “tiempos” de la Revolución Argentina se agotaban108. El
malestar por la política económica no hacía más que exacerbar la situación y como
señala Mónica Gordillo, se robustecía la idea de la necesidad de participación
colectiva109. Los sectores trabajadores y juveniles se movilizaban y esperaban poder
hacer escuchar su voz, mientras los peronistas ansiaban el levantamiento de la
proscripción del partido y de su líder.

Ante esto sectores populares intentaron manifestarse y junto a ellos se sumaron algunos
sacerdotes, que optaron por un compromiso más explícito con la causa popular, curas
que optaron por un compromiso que excedía el ámbito pastoral. Y el ámbito religioso,
se convirtió a la vez en un canal permitido para manifestarse, cuando todos los otros
canales se encontraban prohibidos110.

Podemos ver que durante los últimos años de la década del sesenta y principios de los
setenta comienza a manifestarse una mayor presencia de los curas en ámbitos que
parecían no ser los habituales para ellos. Curas en villas, curas participando en
protestas, en piquetes, en cooperativas, etc. Se pueden citar como ejemplos el trabajo
realizado por Alberto Silly, jesuita y director de la CIAS (Centro de Investigación y
Acción Social de dicha orden) con las ligas agrarias111 o la conocida peregrinación a
Luján organizada por los sacerdotes villeros en contra del plan para erradicación de
villa elaborado por Onganía.

La presencia de sacerdotes en el ámbito de la protesta social se multiplicaba en la
medida que los descontentos locales también lo hacían. Si bien algunas protestas tenían

108 Juan Carlos Onganía pretendía dividir su gobierno en tres etapas que llamó “el tiempo económico (que
buscaría el saneamiento económico), el tiempo social (que preveía una nueva participación sindical) y
finalmente el tiempo político que sería un llamado a elecciones progresivamente por municipios, luego
provincias y por último nacionales.
109 Gordillo, op. cit, p. 347
110 Claro ejemplo de esta participación popular en el ámbito religioso debido a la obturización de los
medios políticos es el trabajo de Lida que analiza como la Iglesia se convierte en canal de manifestación
de masas.
111 Para estudiar la relación de Silly con el Movimiento de las Ligas Agrarias se puede ver Claudia Touris
op. cit.

44

detonantes aparentemente menores, como señala Mark Alan Healey112 -cierre de
comedores universitarios, reemplazos de funcionarios- estas se dirigieron contra
esquemas de poder mayores y reflejaban un creciente cuestionamiento al poder.

En el propio episodio del Cordobazo, marchas obrero estudiantiles eran acompañadas
por sacerdotes113 que compartían la “mística participativa”114, rezaban misas en sufragio
por los abatidos y protegían a muchos de la represión policial.

También podemos citar a los 47 sacerdotes que en septiembre de 1971 fueron enviados
a prisión en Rosario por realizar una marcha frente a la Catedral contra la violencia y
represión del sistema115. O la labor desarrollada por Mugica en la Villa de Retiro, o la
del dominico Juan Ferrante en Tucumán, o la del cura obrero Héctor Galbiati.116

Ejemplo de esta creciente participación es una anécdota relatada por el propio Gera:
“una vez, estaba de presidente Onganía y empezaron los líos. No era la guerrilla estricta,
sino eran piquetes en la ruta del Chaco que protestaban contra el gobierno militar. En
esos piquetes había algunos curas. No tenían armas, era simplemente protesta. Onganía
dice que quiere hablar con representantes del clero. Tello nos invita a Silly y a mí que
vamos a Olivos. Onganía nos espera, nos da un café y después sale el tema: pide que
apacigüen la situación, que frenen los piquetes porque podrían agrandarse y empezar en
otros lados. (…) yo le dije, Sr. Presidente…los que arman esos piquetes tienen una
mística en su actuación y no van a aflojar aunque nosotros les digamos, ellos van a
seguir con este ideal que es lograr la normalización política”117.

112 Healey, Mark Alan, “El interior en disputa: proyectos de desarrollo y movimientos de protesta en las
regiones extrapampeanas”, en Nueva Historia Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2007, p. 172
113 Verbitsky, Horacio, Doble Juego, La Argentina Católica y Militar, Buenos Aires, Sudamericana,
2006, p. 34.
114 Un dirigente estudiantil recordaba “el cordobazo se convirtió en una figura romántica que estaba
presente en todos los hechos, determinó una mística muy fuerte (…) que después va a determinar el
holocausto de sangre de los sectores estudiantiles que después iban a la muerte, también a matar, es
cierto”. Testimonio en Gordillo, op. cit., p. 350
115 Ver: Lucas Lanusse, op. cit, pp. 45-47.
116 Lucas Lanusse ha analizado otros casos de sacerdotes comprometidos (Miguel Masciliano, Domingo
Bresci, Rolando Concatti, Elvio Alberone, Héctor Galbiati, Pepe Serra, Rubén Dri, Juan Ferrante, Alberto
Sily) y el de una religiosa, Guillermina Hagen a partir de sus testimonios.
117 Entrevista 27 de abril de 2009

45

Resulta interesante esta anécdota ya que refleja como Gera, que no era ni cura villero ni
estaba involucrado con los piquetes tiene una percepción de la problemática social que
el Presidente no posee. Este último pretendía que la Iglesia cooperara con la
“reconciliación” social, es decir con la búsqueda de una paz y una armonía que no
alteraran los cursos de la política de estado. Pero la paz o reconciliación que proponía
no tenía en mira aquellos elementos que originaban el descontento. El siguiente
testimonio de uno de los Obispos que se hizo eco de esta situación refleja lo mismo.

Enrique Angelelli, a quien Gera menciona como “el pelado”, siendo Obispo de La Rioja
el 8 de julio de 1969, en la celebración de las fiestas patronales de San Nicolás de Bari
decía: “Hace unos días, alguien con responsabilidad de conducción pedía a la Iglesia
Católica que brindase el aporte necesario para la pacificación. La loable invitación
tiende a llevar fidelidad para ayudar al hombre argentino a reencontrarse según el plan
de Dios y no silenciar en aras de un orden mal entendido los desórdenes profundos
cuyas raíces son muy hondas y que urgen solución”.118

A partir de estos ejemplos y de otros que podrían citarse podemos decir que la
participación de curas en piquetes, en cooperativas, en protestas comenzó a acentuarse.
Cada vez más sacerdotes comenzaron a participar en actos contra el gobierno militar y
la politización del clero, que estaba latente desde mucho tiempo atrás comenzó a
hacerse más patente e ineludible. Y junto a esta politización se dio una creciente
acentuación de las diferencias dentro del mundo católico.

Las diferencias no eran nuevas, pero las opciones políticas, y los compromisos
adquiridos (a partir del diálogo con la realidad pregonado por el Concilio)
profundizarán las diferencias no sólo dentro de la Iglesia clerical, es decir, entre los
sacerdotes sino también entre los laicos119.

118 Kovacic, Fabián, Así en la tierra, una biografía de Enrique Angelelli, Buenos Aires, Lohule Lumen,
2007, p. 82.
119 Healey señala “La Iglesia se vería fuertemente tensionada por dos movimientos dinámicos que iban en
sentidos contrarios: la consolidación de un catolicismo de elite (…) y la expansión de un catolicismo
popular, contestatario, cada vez más peronista (…) de esta manera los intentos de cristianizar la sociedad

46

CAPÍTULO IV. DIFERENCIAS Y REFLEXIÓN

SE PROFUNDIZAN LAS DIFERENCIAS

Hacia 1970, Gera reflejaba la situación de la Iglesia Argentina en sus escritos: “presenta
caracteres que manifiestan una cierta desintegración interna. Los diversos sectores del
Pueblo de Dios, episcopado, presbiteriado, laicado, y vida religiosa parecieran carecer
de un mínimo de homogeneidad interna frente a las opciones que se les presentan. Ante
esta imagen de suyo desconcertante y un tanto caótica surgen diversos esfuerzos por
configurar una unidad eclesial. Hay quienes intentan lograrlo mediante la observancia
de una serie de formalidades disciplinarias y jurídicas. Otros buscan unificar la Iglesia
haciéndole tomar conciencia de su misión en el hoy argentino y latinoamericano: es un
camino que insume muchas energías y sufrimientos al chocar una y otra vez con la
lentitud, el temor o el escepticismo”. Añade: “los líderes se encuentran imposibilitados,
muchas veces incapacitados de encontrar cauces válidos para construir un mínimo de
unidad orgánica dentro del pluralismo de grupos. Estos son vividos por sus miembros
con un intenso carácter emocional, configurando algunas veces actitudes rayanas en el
fanatismo, originadas en situaciones igualmente emocionales como miedo, timidez o
inseguridad. Esta actitud afectiva coadyuva a la radicalización de posiciones”.120

Es llamativa la lectura de Gera, ya que si bien él tenía una postura asumida con respecto
al pluralismo y la renovación y era un testigo de primera fila de los acontecimientos eso
no le impidió realizar un análisis de la realidad eclesial desde un punto de vista
superador de las diferencias tan cercanas. La lectura de Gera, supera lo meramente
descriptivo y analiza elementos más profundos, analiza las razones que promovieron las

tuvieron el resultado de politizar nuevamente la Iglesia, con fracturas aún más fuertes que las producidas
por el peronismo. Healey, op. cit, p. 181.
120 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 503. Gera agrega: “Las autoridades eclesiales se han
manifestado, hasta el momento incapaces de construir un camino que pueda asumir, en una unidad
orgánica el pluralismo de grupos tan conflictuados. La permanente tentación del líder eclesial es la de
suministrar una dosis suficiente de sordina para acallar voces disonantes. La apariencia de unidad lograda
mediante un celoso cuidado por silenciar las contradicciones reales, produce el desconcierto de muchos
católicos no militantes y en definitiva, posterga indefinidamente una aurora de superación”.

47

diferencias y las que las acentúan y en ella se ve su formación de teólogo ya que no
queda enredado en la efervescencia de la confrontación e incluso comprende y respeta
las posturas elegidas, si bien promueve la búsqueda de un camino superador de las
mismas.

Este tema, el de las diferencias y radicalizaciones fue profundizado por Gera y a partir
del análisis de sus escritos podemos analizar la percepción que tenía el teólogo de lo que
ocurría en el momento a nivel intraeclesial: “Las actitudes que se verifican respecto del
ámbito temporal son actitudes generales que afectan también al ámbito intraeclesiástico.
El conservadurismo católico/institucionalista es renuente a la renovación interna de la
Iglesia porque adhiere a las instituciones y estructuras del pasado. El progresismo
católico es renovador y modernizador porque tiene también un aliento
institucionalizador, que se distingue del anterior en cuanto crea nuevas estructuras o
instituciones. Pero la línea católica embarcada en la revolución sociopolítica, en la
liberación se ha alejado o al menos no se ha centrado en la inquietud del planteo de
conservación o renovación de las estructuras internas de la Iglesia”121

Si bien refleja de modo muy claro los diversos sectores y los aires que los impulsan a
los mismos, es tal vez el escrito realizado a partir de una confrontación que se hizo
pública entre Monseñor Caggiano y el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer
Mundo, del que Gera formaba parte, el que mejor refleja las concepciones de Iglesia
opuestas entre la jerarquía y los renovadores.

El Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo fue un movimiento formado por un
grupo de sacerdotes que, invitados por Miguel Ramondetti, adhirieron al “Mensaje de
los dieciocho Obispos del Tercer Mundo”122. Este era un escrito elaborado por Obispos
a cargo de diócesis situadas en Asia, África y América Latina en el cual éstos se
proponían prolongar y adaptar a sus regiones la encíclica Populorum Progressio.

121 Ibidem, p. 544.
122 15 de agosto de 1967

48

En el Mensaje, los firmantes describían la situación económica de los países de Tercer
Mundo en el contexto del sistema bipolar de posguerra y se pronunciaban: “La Iglesia
desde hace un siglo, ha tolerado al capitalismo con el préstamo a interés legal y demás
costumbres poco conformes con la moral de los profetas y del Evangelio. Pero ella no
puede más que regocijarse al ver aparecer en la humanidad otro sistema social menos
alejado de esta moral (…) los cristianos tienen el deber de mostrar que el verdadero
socialismo es el cristianismo integralmente vivido, en el justo reparto de los bienes y la
igualdad fundamental de todos. Lejos de contrariarse con él, sepamos adherirlo con
alegría, como a una forma de vida social mejor adaptada a nuestro tiempo y más
conforme con el espíritu del Evangelio”.

Trescientos sacerdotes argentinos adhirieron a este mensaje y formaron en 1968 el
conocido y muy estudiado Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo.123 Estos
sacerdotes se reunían, en encuentros nacionales donde discutían las situaciones de
pobreza y malestar social de sus respectivas parroquias y proponían soluciones al
respecto. Su línea de acción se sintetizaba en la opción preferencial por los pobres y en
la “denuncia profética desde una lectura sociopolítica del evangelio”124. Su actitud hacia
la realidad local quedó plasmada en el informe sobre el primer encuentro nacional de
responsables zonales: “el objetivo final del movimiento, buscar un compromiso
cristiano ante la realidad. Ha llegado la hora en que no podemos limitarnos a estar de
acuerdo en los principios sin comprometernos. O estamos o no estamos. No cabe otra

123 Ver: Martín, José Pablo, Movimiento de Sacerdotes para el tercer mundo, un debate argentino,
Buenos Aires, Guadalupe_Castañeda, 1992; Mangione, Mónica, El movimiento de Sacerdotes para el
tercer mundo
, Buenos Aires, e-books, 2001; Pontoriero, Gustavo, Sacerdotes para el Tercer Mundo: el
fermento en la masa (1967-1976),
Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1991; Touris, Claudia,
“Sociabilidad e identidad político-religiosa de los grupos católicos tercermundistas en la Argentina
(1966-1976)”.
En: Moreyra, Beatriz I. y Mallo, Silvia C. (editoras). Miradas sobre la historia social
argentina en los comienzos del siglo XXI.
Centro de Estudios Históricos “Prof. Carlos S. A. Segreti”.
Centro de Estudios de Historia Americana Colonial (CEHAC) Facultad de Humanidades y Ciencias de la
Educación. Universidad Nacional de La Plata, 2008.
124 Lucio Gera, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 551. Añade: “el planteo de celibato está ausente
como bandera de contestación ; se lo considera una situación personal, tratándose de no transferirla como
problemática al conjunto, de modo que quede bien claro que el núcleo de la protesta reside en el problema
sociopolítico. En este sentido hay un claro predominio de los intereses de servicio y entrega a la
comunidad (denuncia de injusticias, etc.) sobre los intereses o problemáticas exclusivamente personales
(celibato, etc.) en los sectores del clero inquieto”.

49

actitud. Como objetivo inmediato, el movimiento facilitará la mentalización a través de
una información – formación. Por otra parte se ve necesario ir fomentando y realizando
hechos concretos que testimonien nuestra voluntad de cambio”125.

Como dijimos con anterioridad, el MSTM fue muy estudiado tal vez por su injerencia
en los ámbitos más pobres y por el modo en que invocaban los intereses de “los sin
voz”, como por el contacto de algunos de los miembros de Montoneros o grupos
radicalizados o por el asesinato de uno de sus sacerdotes más mediáticos, que realizaba
declaraciones politizadas, el Padre Carlos Mugica. Sin embargo debemos mencionar
que probablemente su importancia radique más bien en la dimensión que llegó a
alcanzar: llegó a reunir a más de 500 sacerdotes. Esta inusitada capacidad de
convocatoria y de adhesión también refleja la creciente preocupación de sectores del
clero por la cuestión social y de compromiso.

El movimiento incluso contó con un boletín llamado “Enlace”, llamado así por servir de
vehículo conector entre los sacerdotes adherentes al manifiesto. Desde 1968 hasta 1970
se editó en Buenos Aires y a partir de 1971 en Goya.

Evidentemente, la temática abordada en las reuniones y la capacidad de convocatoria no
iban a ser vistas con beneplácito por parte de la jerarquía, que no ejercía control sobre
dicho movimiento. Cómo hacerlo si no era un todo orgánico, sino más bien todo lo
contrario: un movimiento sumamente flexible. Si bien existía un grupo directivo que
fijaba fechas de reuniones y convocaba a quienes hablaban no estaba estrictamente
organizado.

El caso es que Monseñor Caggiano escribió contra este movimiento de sacerdotes, tal
vez temeroso por la fuerza que adquiría el mismo o tal vez hostigado por otras partes
interesadas. Y lo hizo no en el boletín eclesial sino en un diario de difusión masiva, La
Nación. Allí la autoridad eclesiástica de la Arquidiócesis de Buenos Aires criticaba
algunas de las conclusiones del tercer encuentro nacional de Sacerdotes para el Tercer

125 Mayo 1968 en Mangione, op. cit, p. 17.

50

Mundo realizado en mayo de 1970 en Santa Fe. Este hecho puso de relieve, hizo
pública, la agudización de las diferencias dentro del mundo eclesial y a raíz de él, Gera,
que había participado de dos reuniones del movimiento y que en cierto modo era uno de
los teólogos más importantes que presenciaba las reuniones (presencia que le ganó
varias críticas por parte de los sectores más tradicionales) optó por hacer una pública
defensa del movimiento.

El mismo señala muchos años después: “Cuando sale en el diario La Nación un
documento del Obispo Caggiano contra los Sacerdotes del Tercer Mundo a mi me da
bronca y le escribo y salgo en defensa pública del movimiento porque si tenía que decir
algo que nos llamen pero que el Obispo saque en un diario que no es la revista
eclesiástica un documento contra un grupo de curas eso yo no lo admitía”126. Aunque
puede considerarse una justificación, una explicación dada de lo realizado, señala su
percepción del momento.

En el documento de descargo Gera retoma muchos de los temas ya abordados hasta el
momento: el humanismo conciliar, el creciente compromiso por parte del clero
“inquieto” con el pueblo, el malestar social y las crecientes diferencias entre sectores de
la Iglesia.

Igualmente, este no es el único caso en el que Gera enfrenta las desavenencias entre la
jerarquía episcopal y el movimiento. Podemos citar también el episodio sumarial al que
es sometido Carlos Mugica. Como describe Martín De Biase, es también Lucio Gera
quien junto a Luis Rivas y Rafael Tello en septiembre de 1972 ayudan al “cura rubio” a
preparar su descargo ante la curia para publicar en el boletín eclesiástico127.

El reemplazo de Mons. Caggiano por Mons. Aramburu dio paso a un nuevo tipo de
relación entre el movimiento y el episcopado:

126 Entrevista 27 de abril de 2009.
127 De Biase, op. cit, p. 309.

51

“Una vez estaba ya Mons. Aramburu y llamó a los Sacerdotes del Tercer Mundo en
Flores porque quería dialogar con nosotros. Fui y me presenté. Me parecía excelente
que el obispo quisiera dialogar”128.

Ahora bien, la presencia de un teólogo dentro de un movimiento de estas características
es llamativa y los sacerdotes tercermundistas valoraban la figura, el rol de Gera. Pero
una anécdota contada por él mismo nos revela algo interesante: Gera también gozaba de
prestigio entre la jerarquía episcopal. Gera era respetado tanto por los sectores
renovadores como por la jerarquía, que confiaba en él:

“En una posterior convocatoria yo sabía que había mucha bronca porque los
acompañaba, entonces fui a mi Obispo, Aramburu y le pregunté si quería que vaya. Me
dijo: sí, andá pero si hay algo que decir decílo, si hay algo que no corresponde decílo”

Esta afirmación señala cómo dentro de la Iglesia, ya no monolítica, si bien la
Conferencia Episcopal Argentina tenía ciertos resquemores ante el Movimiento de
Sacerdotes para el Tercer Mundo, Gera gozaba de cierto prestigio. Lo mismo ocurría a
nivel internacional y dos hechos reflejan esto último: fue nombrado miembro de la
Comisión Teológica Internacional para el período 1969-1973 y fue invitado en 1971 a
participar del Sínodo de los Obispos realizado en Roma, sobre el tema “Justicia y
ministerio sacerdotal”129. Como señala De Biase, en el Vaticano consideraban a Gera
una figura importante de la teología Argentina130.

DIFERENCIAS Y UNIDAD

A partir de lo analizado hemos podido ver la profundización de las diferencias dentro
del mundo católico. Gera, como ya mencionamos describió esta situación pero sus
escritos no se limitaron a señalar elementos de la realidad sino que dieron un paso más,

128 Entrevista 27 de abril de 2009
129 Juntos en Su memoria: p. 12
130 De Biase, op. cit, 278.

52

que será tal vez el elemento que hará que se distinga del resto de los teólogos. A través
de ellos Gera promueve la búsqueda de la unidad, desde las diferencias.

En casi todos sus escritos en que aborda el tema de las diferencias Gera señala las
mismas como reflejo de diferencias mucho más hondas, reflejo de las diferencias que se
encuentran en la sociedad: “La Iglesia en este aspecto no hace más que reflejar en su
seno las contradicciones que afectan la misma comunidad nacional”131.

Principalmente, Gera señala como origen de las desavenencias dentro de la Iglesia, las
diversas respuestas dadas frente al compromiso con la realidad económica, social,
cultural y política132. Estas diferencias y contradicciones, como él les dice, no pueden
ser ignoradas ya que sería autista no verlas y sería ingenuo creer que desaparecerán por
arte de magia:

“La unidad sólo podrá ser abordada como tarea a partir de las diferencias existentes. No
podemos ponernos a soñar la hipótesis de que no existieran esas diferencias, porque
existen. No podemos ponernos tampoco a lamentarlo pasivamente, pues hemos de
asumir la realidad como se da. Partir del presupuesto, dado y asumido, de que existen
las diferencias equivale a aceptar que yo no pienso como el otro y que no todos piensan
como yo. Se trata de tener en cuenta al que existe contradiciéndome. No lo puedo
eliminar de la existencia y lo que constituye una tentación más real sin duda, no lo
puedo eliminar, en una u otra forma de la Iglesia; no pueda desear “que se vaya” ni “que
se queme”, ni que en una u otra forma “quede marginado”133.

La cita nos permite vislumbrar el contexto: las diferencias estaban e ignorarlas equivalía
a disgregación. Pero por otro lado nos señala algo más: la propuesta de un planteo
realista, es decir, a partir de la realidad nos muestra lo que no había. Refleja en cierto

131 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 503.
132 Ibidem, p. 563.
133 Ibidem, pp. 558, 559.

53

modo que las diferencias existían dentro del clero a raíz de planteos derivados de
ideologías.

La principal ideología responsable que Gera señala es el “liberalismo equilibrista”134.
Esta ideología él la encuentra asumida por ciertos sectores de la jerarquía, de la
Conferencia Episcopal, la cual se caracteriza por ser difusa, ambigua y que no asume un
compromiso explícito ideológico (aunque señala excepciones como por ejemplo el caso
de Angelelli).

Claramente critica la falta de compromiso de ciertos sectores de la jerarquía que no se
expresan contra políticas encaradas por gobiernos, que se tildan de católicos como el de
la Revolución Argentina, que poco tienen que ver con el catolicismo: “las argumentos
aducidos constituyen una típica tesis de catolicismo liberal –que por sí sola- no satisface
a una eclesiología teórica, en la que se ha de establecer además de la recíproca
autonomía, un tipo de relación positiva entre la Iglesia –incluso jerárquica- y el orden
temporal. Tampoco responde a las exigencias y expectativas de la situación argentina
que comienza a reclamar un juicio explícito de la Iglesia sobre la orientación política,
social y económica”135. En cierto modo esta crítica al “equilibrismo” refleja el malestar
que provocaba entre los sectores renovadores la falta de pronunciamiento ante
realidades que exigían compromiso, malestar que dio lugar a opciones más
radicalizadas.

En la carta elaborada por Gera en respuesta a la acusación realizada por la Conferencia
Episcopal Argentina al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo él describe qué
entiende por compromiso: “no es suficiente (…) la expresión verbal. Ni la institución
eclesial, ni el sacerdote pueden expresar sólo diciendo, sino que lo han de hacer también
viviendo los valores evangélicos (…) comprometerse significa precisamente esa actitud
por la que busca asimilarse, ser igual, estar en la misma posición, compartir la misma
forma y destino de existencia (…) comprometerse es identificarse con el oprimido, esto

134 Ibidem, p. 555.
135 Ibidem, p. 519.

54

es con quien enfrenta un opresor. Quien se compromete queda pues enfrentado también
al opresor. Identificarse con el pobre significa paralelamente, desligarse del poderoso
que oprime y constituirse en adversario. Inconformismo, protesta, denuncia, profetismo,
se encuadran dentro del marco de esta relación antagónica que es asumida por quien se
identifica con el oprimido”136.

Ese “liberalismo”, que equivaldría al no compromiso, no se lo critica solamente entre el
clero sino también entre los laicos. Señala Gera la crisis de la Acción Católica,
fuertemente controlada por la jerarquía y el dilema de la apoliticidad de la misma: “sería
el momento de plantearse de un modo serio, si una Iglesia quiere servir al pueblo,
colaborar en su liberación ¿no debe asumir como conjunto ciertas opciones políticas?
¿No ha llegado la hora de sacudirse de un liberalismo equilibrista y comprometerse
seriamente con aquellos a quienes se desea servir de un modo peculiar?”137. Igualmente
su análisis del laicado no se limita a lo que acontece en la Acción Católica, que intenta
ser revitalizada, sino que también aborda una tendencia que se va haciendo patente a
principios de los setenta: “entre los que abandonaron la militancia jerárquicamente
organizada hay quienes asumieron compromisos de un modo individual y quienes se
organizaron en pequeños grupos, rodeados de cierta clandestinidad exigida por la fuerte
acción crítica contra el desorden establecido”. En cierto modo, si bien no legitima la
radicalización política, la explica como consecuencia de los errores de la postura
equilibrista. Pareciera que estuviera llamando a la jerarquía a abandonar esa actitud a fin
de evitar mayores deserciones, a fin de evitar la acción de sectores laicos fuera de la
órbita eclesial.

Esta última afirmación nos conduce a otra ideología en boga y que atrajo a sectores del
clero y del laicado joven: el marxismo. Esta ideología, se había difundido bastante a raíz

136 Gera, Lucio, “La aparición del fenómeno político en el campo de la reflexión teológica”, 1971, en
Azcuy, op. cit, pp. 583-584.
137 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 555.

55

del diálogo cristiano marxista que se había realizado en Argentina desde 1958138. Ante
el marxismo y su idea revolucionaria, Gera previene acerca de su planteo dualista que
reduce la visión de persona propia del cristianismo, anulando lo “inhabitado por Dios”
en el hombre139.

Asimismo advierte que dicha ideología reduce las contradicciones de la sociedad, del
pueblo a un planteo meramente clasista y una solución que a fin de cuentas resultará en
una nueva relación dominador-dominado, opresor-oprimido: “cuando yo digo ´nosotros
también somos hombres´ doy la base para romper la dominación. Si nosotros dijéramos
`nosotros somos hombres pero el enemigo no lo es´ entonces yo temería esto: que
simplemente se quiera invertir una relación. Esto es, hasta ahora él fue el dominador y
ahora yo, el único hombre, porque el no lo es, paso a ser dominador”140.

Al advertir contra el liberalismo y el marxismo, que no solamente estaba entre el clero
sino también en la sociedad, advierte contra sus consecuencias en la praxis: el no
compromiso, es decir el quietismo del primero, y por otro lado el inmediatismo del
segundo.

En cierto modo, el quietismo liberal, supondría la no relación entre fe y realidad, es
decir, se reduciría la fe al culto y lo religioso mientras que lo social, político, cultural y
económico pertenecerían a otro fuero. Sería dicho de otro modo separar lo religioso de
lo secular.

Asimismo, el inmediatismo, la búsqueda instantánea de quien espera alcanzar la síntesis
de la historia en la historia, es decir anulando lo trascendente, supondría reducir lo
religioso a lo secular. La visión revolucionaria marxista implicaría la búsqueda de

138 Para analizar este proceso ver: Casas, Amalia, En búsqueda de las razones del otro, Conrado Eggers
Lan y el diálogo católico marxista, 1958-1968
, tesis inédita, Universidad Tres de Febrero, Buenos Aires,
2009.
139 Gera, Lucio, “La aparición del fenómeno político en el campo de la reflexión teológica”, 1971, en
Azcuy, op. cit, p. 585.
140 Gera, Lucio, “Cultura y dependencia a la luz de la reflexión teológica” en J. J. Llach, B. Meliá, A. roa
Bastos, E. Dussel, L. Gera, Dependencia cultural y creación de cultura en América Latina, Buenos Aires,
Bonum, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 643.

56

resultados políticos y sociales que simplemente reducirían a la religión a un medio para
alcanzar dichos fines.

Podría decirse, que ambas ideologías que él critica lo hace porque caen en
reduccionismo141 o en dualismos que separan lo secular de lo religioso o viceversa o
que directamente oponen de modo dialéctico.

El otro elemento en común que ve Gera es que ambas reducen al pueblo a un rol
meramente pasivo: “en esto se juntan liberalismo y marxismo: el pueblo no es sujeto
activo, es sujeto pasivo para llevar adelante la revolución”142, en el primer caso por el
no compromiso ya descrito y en el segundo porque las revoluciones son encaradas por
vanguardias y no por el pueblo en su totalidad.

Estas dos posturas que Gera identifica, considera debían ser confrontadas ya que de no
asumirlas derivarían en una profundización de las diferencias y en posteriores
radicalizaciones. El modo de realizarlo considera Gera, es por medio de un diálogo que
no resulte una mera yuxtaposición de posturas o una solución ecléctica sino una
integración que asuma pluralismos: “se puede hablar (…) de diálogo, con tal de no
pensar en esa relación dulzona que permite hablar de todo menos de religión y de
política, porque eso seguramente nos va a dividir y cuya reticencia convierte al diálogo
en un recíproco silencio de incomunicación apenas disimulada por la convención social.
Se puede hablar de diálogo con tal de no desnaturalizarlo por esa acostumbrada
formalidad eclesiástica que lleva a escamotear la conversación sobre los problemas
reales que dividen o bien a tratarlos sólo hasta ciertos límites para que no demos la
impresión de estar divididos”143.

“pero no se trataría de descubrir sólo lo que nos une sino también nuestras diferencias
internas, con la serenidad y hermandad como para no ahondarlas arbitrariamente (por el

141 Ibidem, p. 635.
142 Ibidem, p. 642.
143 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 560.

57

simple gusto de no pensar como el otro) pero también con la sinceridad de patentizarlas
en su fondo, en sus orígenes, en sus motivaciones más hondas. Es aquí donde hay que
recordar el carácter creador de las contradicciones. Saint Exupery proponía no rechazar
las contradicciones creadoras”144.

Para que ese diálogo sea fecundo señala la necesidad de un mínimo de estructuras de
comunicación y participación: “parece conveniente y realista, en nuestro medio que no
se limite la posibilidad de tales estructuras de comunicación solamente a aquellas que
surgen verticalmente y por aplicación de algún decreto conciliar, sino que se permita la
existencia de otras surgidas desde la espontánea tendencia a la agrupación que
manifiestan laicos y sacerdotes. Tendencias de agrupación que pueden llegar a surgir
dentro del mismo cuerpo episcopal. Para una reconstrucción de la unidad será necesario
también cierto tipo de persona. No se trata de salvadores; se trata más bien de evitar que
asuman la tarea de construir la comunión visible de la Iglesia aquellas personas que
resultarán probablemente un obstáculo. Parecerían constituir un obstáculo aquellas
personas que tal como están hoy las cosas en la Iglesia Argentina, quisieran armar una
unidad visible en base a un procedimiento de excomunión, más o menos disimulada o
atenuada; en base a una práctica de delación sistemática y oculta de todos aquellos que
difieren en modos de pensar o actuar; en base a una política de desprendimiento de
ciertos miembros de la comunidad eclesial, esto es de una conducción que fomente, a
veces muy disimuladamente, y a veces por simple pasividad, que se vayan
espontáneamente los laicos de las instituciones y los sacerdotes de las diócesis o del
ministerio”145.

El fin de asumir las contradicciones de modo creativo es afrontar, encarar un proyecto
en contacto con la realidad, hic et nunc, traspasando el no compromiso. Él advierte la
necesidad de que la Iglesia entre en contacto con el pueblo y sus necesidades, no de
modo paternalista sino acompañándolo: “el pueblo tiene racionalidad. Tiene su

144 Ibidem, p. 561.
145 Ibidem, pp. 559-560.

58

proyecto, no se lo damos; lo ayudamos a formularlo, le damos instrumentos de
formulación”146.

Al analizar de este modo las diferencias existentes, y al presentar e insistir en la
necesidad de diálogo y de un proyecto en común Gera estaba abogando por la Unidad o
al menos por la recuperación o reconstrucción de la unidad dentro de la Iglesia. Estos
planteos realizados entre 1970-1971, en época de convulsiones que no estaban
solamente presentes en la Iglesia sino en la sociedad, se anticipan a los intentos de
reconstrucción de la unidad, o al menos de su imagen, encarada por la jerarquía eclesial
a partir de 1973 y luego impulsada fuertemente con el retorno a la democracia.

DEPENDENCIA-LIBERACIÓN

Ahora bien, cómo es esa realidad que la Iglesia debe acompañar según Gera, cómo es
esa ¿cuál es su lectura? Sintéticamente él la define, haciéndose eco de su época, como
una realidad de dependencia, de dominio por parte del imperialismo.

Esta dominación, regida por la ética de la utilidad147, se manifiesta en casi todos los
ámbitos beneficiando a unos pocos a costa del pueblo: “los síntomas que configuran la
dependencia son patentes: la pobreza, el hambre, subalimentación, mortalidad infantil y
prematura en los adultos, enfermedades endémicas, escasez de servicios, bajo ingreso
de salario, falta de educación, deserción escolar, etc. Bajo un aspecto político, la
proscripción (de Perón y el peronismo), la falla de la democracia representativa, la
ausencia de participación en las decisiones y de control del poder, etc. En resumen: la
dependencia se muestra en el subdesarrollo, ese modo inhumano de no poder ser
plenamente hombres y en la marginalidad, hecho también inhumano por el que algunos

146 Gera, Lucio, “Cultura y dependencia a la luz de la reflexión teológica” en J. J. Llach, B. Meliá, A. Roa
Bastos, E. Dussel, L. Gera, Dependencia cultural y creación de cultura en América Latina, Buenos Aires,
Bonum, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 642.
147 Ibidem, p. 638.

59

de los hombres, los pobres de los pueblos y los pueblos pobres, sobreviven en la
periferia de la sociedad y de la historia universal”148.

Es interesante que la situación de dependencia no se remita simplemente a cuestiones
económicas o sociales como la pobreza y el subdesarrollo sino que sobre todo hace
alusión a la situación política, a la falta de participación y es por tanto el reclamo
democrático signo de opresión.

Es ante esta situación de dependencia149 que analiza el afán liberador de los pueblos,
afán que la teología también debe abordar y que derivará en el núcleo de su reflexión
teológica.

Gera, con pensamiento aristotélico, considera que lo religioso engloba la dimensión
política150 por lo tanto la teología debe asumir dicha dimensión y abordar el problema
de la dependencia, promoviendo un juicio desfavorable a la actitud de dominación y
constituyéndose así en denuncia de una cultura imperial151.

Esto último no difiere mucho de la Teología de Liberación que respiraba América
Latina. Lo que lo va a diferenciar es su visión de Pueblo, agente de su propia liberación.
Pero analicemos los dos conceptos:


148 Gera, Lucio, “La Iglesia frente a la situación de dependencia” en Gera, L, Buntig, A, Catena, O,
teología Pastoral y dependencia, Buenos Aires, Guadalupe, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 670.
149 Gera considera que dicha situación se da partir de la utilización de la ciencia poseída en cierta etapa de
la historia sólo por Europa y su burguesía. De allí la relación que se establece entre pueblos y razas que
poseen la ciencia y los que no. De ahí el derecho de uno que se cree superior sobre el inferior, derecho de
dominarlo y apropiárselo. Ver: Gera, Lucio, “Cultura y dependencia a la luz de la reflexión teológica” en
J. J. Llach, B. Meliá, A. roa Bastos, E. Dussel, L. Gera, Dependencia cultural y creación de cultura en
América Latina
, Buenos Aires, Bonum, 1974, en Azcuy, op. cit., p. 624.
150 Ver: Ibidem, p. 630: “lo político no se refiere solamente a una especie de terreno específico político y
no económico, sino que también engloba y se refiere a lo económico (…) creo que en la visión que
Aristóteles da, la política es como el núcleo desde el cual se origina toda ética, toda conducta de un
hombre, de un ciudadano que siempre tiene referencia política: nadie es individuo si no está en un marco
colectivo. En ese sentido diría que la política recubre la economía y en ese sentido la totaliza. Por lo tanto
si la teología debe referirse a lo político y tomarse discernimiento de lo político parecería que lo político
se totaliza porque es lo político lo que totaliza todas las dimensiones de la existencia. Pero añado: no es
del todo así (…) porque yo creo que la dimensión religiosa trasciende aunque engloba lo político”.
151 Ibidem, p. 633.

60

¿Qué sería la liberación para Gera? Su definición de la misma va clarificándose a lo
largo del tiempo. En sus primeros escritos del setenta, utiliza el concepto al igual que lo
hacían casi todos los teólogos latinoamericanos, y muchos de los sacerdotes, de un
modo abstracto, no definido refiriéndose más bien a la lucha contra el subdesarrollo, la
pobreza, “las estructuras de pecado”. Igualmente, no se limita a lo económico, también
considera debe implicar lo político: “un proceso de liberación cristianamente entendido,
no se dará en la historia sólo por la liberación social, económica o política, pero
tampoco se dará sin esta liberación”152. Ahora, si bien señala los campos en los que
debe haber liberación no define qué es liberación. La ambigüedad o más bien la
amplitud de lo que el concepto puede englobar genera que distintos sectores consideren
el concepto desde su propia perspectiva.

En 1974 Gera explicita este sentido polisémico que tiene el concepto y llega a decir:
“quienes usan la palabra liberación, pueden volcar en ella diversos contenidos, de modo
que, o bien puede encubrir un reformismo liberal burgués, hacerse sinónimo de
desarrollismo y modernización o bien puede ser llenado por el contenido de un modelo
marxista de sociedad. Si el lema liberación busca ser concretado con el concepto
socialismo, vuelven las imprecisiones y los interrogantes sobre qué se entiende por
socialismo”153. Es recién en 1976, en un encuentro interdepartamental del CELAM en
Bogotá que lo define como “autodeterminación del pueblo”154, entendiendo por esto no
sólo que el pueblo pueda votar, sino que el pueblo pueda tener canales para expresarse y
participar de la vida política. Es llamativo esto último: el reclamar autodeterminación
del pueblo en 1976 está cargado de sentido, de denuncia ante los sucesos acontecidos en
Argentina dicho año y de este modo el reclamo democrático vuelve a estar presente en
sus escritos.

Ahora bien, ¿qué entiende Gera por pueblo? Antes de ahondar en ello creemos debemos
aclarar la connotación que tenía la utilización de la palabra “Pueblo” en Argentina en la

152 Gera, Lucio, “Reflexión” en Bresci, R, Concatti, R, Sacerdotes para el Tercer Mundo, Publicaciones
del movimiento, Buenos Aires, 1972, en Azcuy, op. cit, p. 595.
153 Gera, Lucio, “La Iglesia frente a la situación de dependencia” en Gera, L, Buntig, A, Catena, O,
teología Pastoral y dependencia, Buenos Aires, Guadalupe, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 680
154 Gera, Lucio, Pueblo, Religión del pueblo e Iglesia, en Teología 27/28, Buenos Aires, 1976.

61

época que estamos estudiando. Era una categoría tomada de la historia argentina, muy
afincada en el revisionismo histórico que en contraposición con la historiografía liberal
revalorizaba la tradición preborbónica hispanoamericana de la época colonial, la
nacional y popular del federalismo en el siglo XIX y la del yrigoyenismo y peronismo
en el siglo XX. Asimismo a la vez que exaltaba en cierto modo lo local y la tradición
también era una categoría básica de la democracia moderna, que exaltaba la
participación en el ámbito de la política. Hacia 1970, muchos intelectuales, Gera entre
ellos, comenzaron a utilizar esta categoría para hacer escapar a una teorización liberal o
marxista y en cierto modo, buscar una tercera posición o tercera vía que los distinga.
Ahora bien, en 1970, en plena peronización de los ámbitos intelectuales, “pueblo” hacía
alusión no sólo a lo propio, a la nación sino también al descamisado y al trabajador155.

Como dijimos, Gera toma esta categoría156 asumiendo sus dos sentidos, pueblo-nación y
pueblo-pobre. En 1970 dice: “(pueblo) es una corriente mayoritaria aún no teniendo
formulaciones teóricas totalmente elaboradas. Pueblo es tierra, patria, religión tradición,
autóctona, folklore”157.

El segundo sentido lo explicita cuando describe al pueblo, en modo concreto. Se refiere
en general, como lo había hecho la Conferencia Episcopal Argentina, a los pobres,
oprimidos, a aquellos que se encuentran perjudicados por el sistema. No se limita a
mencionar la opresión económica sino que también considera al pobre como oprimido
político, es decir, considera pueblo, no sólo a aquellos que no tienen para comer sino
también a aquellos que se encuentran marginados de la vida política y que en su gran
mayoría se identifica con el peronismo.

Desliga así el planteo pueblo de la visión de izquierda europea, al resaltar las opciones
políticas propias de ese pueblo que responden no variables universales o foráneas sino

155 Ver Scannone, Juan Carlos, Perspectivas eclesiológicas de la Teología del Pueblo en la Argentina.
156 Categoría que también es Conciliar: Pueblo de Dios. El mismo no se identifica con un pueblo, con una
determinada sociedad civil sino que se encuentra encarnado entre todos los pueblos.
157 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 509.

62

que son bien locales. Como sintetiza Maccarone, el pueblo argentino no era marxista,
era peronista. El marxismo le era extraño158.

Estas dos características señaladas y la influencia del revisionismo histórico en la
categorización se ven reflejadas en la carta de descargo del Movimiento de Sacerdotes
para el Tercer Mundo en la cual afirmaba: “el catolicismo popular tiene la virtud de
operar una purificación de las izquierdas europeizantes, despojándolas de su carácter
marxista-elitista y tornándolas nacionales al reconocerse en las tradiciones de los
caudillos como Facundo Quiroga, el Chacho Peñaloza, Artigas, Ramírez, López,
pasando por Irigoyen y el fenómeno peronista”.

A medida que pasan los años, y se levanta la proscripción peronista comienza a ampliar
su definición de pueblo, manteniendo el elemento local: “no pienso en términos de
pueblo en general. Sino que todo el tiempo pienso en términos históricos: este pueblo en
el cual yo vivo, y desde ahí me muevo. Por lo tanto mi discurso no es universalizable
(…) lo describiría con una cosa que cayó en mis manos, un papel mimeografiado que
me parece que resume muy bien lo que yo entiendo por pueblo cuando hablo de él: (…)
el pueblo es esta formación histórica, original y concreta, constituida en nuestra patria
con el aporte de los indígenas originales y de los conquistadores españoles y
colonizantes; con los criollos y gauchos que fueron síntesis de aquellos (…) con los
inmigrantes de la última época –especialmente españoles e italianos- formación
histórica modelada en la confrontación con la realidad en su lucha permanente y
cotidiana por la liberación”159.

Lo que une a este pueblo, dice Gera, es un “ethos (un núcleo de valores compartidos) y
es así que pertenecen al pueblo no sólo los pobres y oprimidos sino todos aquellos que
comparten ese sistema de valores, que él sintetiza de este modo: (…) yo creo que el
ethos de nuestro pueblo va por este lado: hasta ahora él fue el dominador y ahora no es

158Ver Maccarone, op. cit, p 165; Ghío, op. cit, p. 179.
159 Gera, Lucio, “Cultura y dependencia a la luz de la reflexión teológica” en J. J. Llach, B. Meliá, A. roa
Bastos, E. Dussel, L. Gera, Dependencia cultural y creación de cultura en América Latina, Buenos Aires,
Bonum, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 653.

63

que yo pueda o tenga que pasar a ser dominador sino que tengo que romper con este
tipo de relación; que en cambio de haber relación dominador-dominado haya relación
hermano-hermano”160.

Esta definición, logra trascender el planteo clasista y tiene la potencialidad de reunir a la
totalidad de la nación. Al no reducir pueblo a una clase social, a un sector, el marginado
de la sociedad sino al describir al pueblo como el que comparte una historia y una
cultura, un conjunto de valores, no cierra la puerta a ningún sector de la sociedad. Nadie
queda afuera, solamente quien pretende dominar. Es una definición sumamente amplia
y a la vez es excluyente: no pertenecen quienes no comparten esos valores si bien tienen
la opción de pertenecer.

Es este concepto amplio de pueblo el que, entrada la década del setenta, lentamente
diferenciará a Gera de los restantes representantes de la Teología de la Liberación. Es
un concepto que supera el planteo estructural clasista y opta por una perspectiva
histórica cultural, acentuando lo local, la tradición. Podríamos decir entonces que
además de apartarse de los planteos liberales y marxistas, en cierto modo descendientes
del iluminismo, en Gera está latente la influencia del nacionalismo más bien
tradicionalista, conservador. Carlos Scannone, miembro de la escuela argentina de
teología, profundiza esta concepción y explica que pueblo es aquel que comparte un
modo de vida, y un proyecto político, ambos sustentados en una ética que orienta a la
búsqueda del bien común161.

160 Ibidem, p. 643.
161 “pueblo (…) es el sujeto comunitario de una historia y de una cultura (…) cuando se dice sujeto de
una historia (no de la historia!) se piensa en determinadas experiencias históricas concretas –como son
por ejemplo, la argentina o la latinoamericana en sus orígenes- en una conciencia colectiva y en un
proyecto histórico común (no necesariamente explicitado). Cuando se dice sujeto de una cultura esta es
entendida como un estilo común de vida y no según una concepción ilustrada para lo cual culto es quien
ha estudiado y no el que sabe el sentido de la vida y de la muerte. La cultura así definida no sólo
comprende un núcleo de sentido último de la vida y el plano de los símbolos y costumbres que lo
expresan sino también el plano de las instituciones y estructuras políticas y económicas que lo configuran
o –como sucede en América Latina- lo desconfiguran. Por tanto, pueblo es una categoría primariamente
histórico cultural: es histórica porque sólo históricamente puede determinarse en cada situación, según el
contexto histórico y las relaciones ético-culturales y ético-polítcas, quienes y en qué medida se pueden
llamar pueblo o tienen carácter de anti-pueblo. Es cultural porque se refiere a la creación de, defensa o
liberación de un ethos cultural (modo particular de habitar éticamente el mundo como comunidad)”. Ver:
Scannone, op. cit, p. 63

64

En torno a estos conceptos, pueblo y cultura se encontrará el núcleo de la posterior
reflexión teológica de Gera. Y son ellos el nexo para comprender las continuidades en el
pensamiento del teólogo.





65

CAPÍTULO V. CAMBIO DE AIRES Y GOLPES

CAMBIOS DE ÉPOCA

Haremos un breve paréntesis a esta sintética descripción de la evolución del
pensamiento de Gera para analizar las razones históricas que pueden haber influido en
las transformaciones o especificaciones o tal vez ampliaciones de los términos que
fueron núcleo de su reflexión teológica.

Hacia principios de la década del setenta Gera continúa su reflexión con el lenguaje
heredado de Medellín, de liberación y dependencia mientras desempeña en paralelo su
rol de profesor en la universidad y de miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral.
Esta última crecía y crecía y su influencia se expandía. Sin embargo esa experiencia vio
su fin de modo temprano: a principios de 1973 la Conferencia Episcopal Argentina
decide cerrarla.

A la hora de explicar el por qué de esta decisión Gera señala que el principal factor fue
el económico: “Nuestra comisión empezó aun a tener cierto dinero propio. Es muy
difícil en un Episcopado que algún Obispo piense que hay una comisión que recibe
dinero que más bien tendría que ir al Episcopado. Algo incomodo resultaba, de modo
que desapareció. Fue una lástima…”162.

Claramente no era el único factor y debemos remitirnos a la época para comprenderlo.
Ya hacia 1973 el clima político y social argentino estaba cambiando, estaba totalmente
enrarecido. Las guerrillas actuaban generando la anarquía propicia para hacer retornar a
Perón. La violencia se convertía en un hecho cotidiano, y como estrategia, daba sus
frutos. Luego de las elecciones que dieron el triunfo a la fórmula Cámpora-Solano
Lima, el peronismo volvió a convertirse en el canal de manifestación y ya no era
necesario encontrar canales permitidos, porque el mismo partido proscripto ahora estaba
habilitado para manifestarse y no sólo eso…había demostrado que era la mayoría. De

162 Entrevista 27 de abril de 2009.

66

nuevo, como en la década del cuarenta se veía que el contexto político era favorable a la
manifestación y acción política de las masas.

Es decir, el pueblo peronista ya no necesitaba manifestarse por medio de los canales
ofrecidos por la Iglesia o por sectores o grupos sociales de resistencia, ahora podía
hacerlo por el medio político y social y es tal vez ésta una importante razón por la cual
Gera pudo haber ampliado su concepto de pueblo: si bien desde siempre él había
evitado la simplificación pueblo-pobre, desde el retorno del peronismo acentúa un
concepto de pueblo mucho más incluyente.

Volvamos a la época, Perón retornó en 1973. El líder largamente esperado regresaba
aclamado por las masas peronistas, por la vieja guardia sindical y por la “juventud
maravillosa”. Pero ya no era el mismo. El general, ya no era el líder capaz de
“conducir”. Ni siquiera era capaz de controlar o al menos armonizar a las distintas
ramas del movimiento las cuales competían por acaparar al mismo e imponer sus
proyectos nacionales. El episodio de Ezeiza ponía de manifiesto que ni la misma
presencia del líder calmaba la situación y que las luchas se le escapaban de las manos.

Ante la disyuntiva, Perón optó por la vieja guardia al echar de la plaza a Montoneros,
aunque luego trató nuevamente de atraerlos. La situación se torno más difícil y aquellos
que querían un peronismo socialista nacional volvieron a arremeter. La violencia que
parecía haber dado una breve tregua volvió para agudizarse y no sólo volvieron a entrar
en acción los sectores extremistas sino también fuerzas parapoliciales creadas para
combatirlos.

Se dio una guerra civil no declarada y en ella algunos de los sacerdotes de la renovación
optaron por radicalizar sus opciones y acompañar o contribuir con algunos de los grupos
guerrilleros. No siempre lo hacían de modo directo, si bien hay casos, sino más bien era
en general una cooperación indirecta, un trabajo de superficie como le decían. El mismo
podía consistir en transmitir mensajes o asesorar a miembros que estuvieran en la
guerrilla o prestar salones parroquiales.

67

Y mientras algunos optaban por estos caminos, muchos otros que habían pertenecido a
la renovación no lo hicieron, quedando así como sacerdotes moderados, cuando antes
habían encabezado la vanguardia renovadora. Suele ocurrir en casi todas las
revoluciones, que quienes en un primer momento las encabezaron, luego ante el triunfo
de los radicales parecen ser conservadores.

La radicalización contribuyó a la profundización de las escisiones dentro del clero y el
universo progresista, como dice Loris Zanatta implotó163, haciendo que muchos de los
renovadores pasen a las filas de los sacerdotes moderados si se los compara con los más
radicalizados.

Asimismo la tendencia política asumida por la Conferencia Episcopal Argentina no hizo
más que acentuar las diferencias y divisiones, ya que en 1974 encaró una política más
conservadora, priorizando la Unidad eclesial por sobre la Pluralidad, haciendo así que
muchos de los sectores progresistas desertaran. La elección de Mons. Tortolo como
presidente de la Conferencia refleja esta decisión de cortar en una época de amenazas
con el progresismo pluralista que en algún momento se había permitido. De igual modo
las sucesivas elecciones de Primatesta164, confirmarán esta postura.

El peronismo naufragaría como señala Ghío, por una crisis provocada por la violencia
generada desde sus propias filas, dando pretexto para una nueva intervención militar.
Luego de la muerte de Perón, en 1974 y de la desafortunada gestión de su viuda, en
1976 un golpe de estado inauguró una “nueva hora de la espada”. El autollamado
“Proceso de Reorganización Nacional” que venía a poner orden a cualquier precio fijó
como prioridad el combate contra los grupos radicalizados, objetivo al que se dedicaron
con más ahínco por ser tal vez, como señalan Novaro y Palermo, el único que
compartían las tres fuerzas.


163 Di Stefano-Zanatta, op. cit, p. 538.
164 Verbitsky, op. cit, p. 28

68

Ante este golpe de estado la reacción de la jerarquía eclesiástica, al igual que la de otros
sectores de la sociedad, fue de silencio e incluso de tácita legitimación. Igualmente debe
aclararse que la Conferencia Episcopal no era un todo homogéneo ya que en su interior
se podían encontrar diversas tendencias, desde el sector corporativo integrista, el
corporativo conservador, el democrático moderado hasta el conservador, que era el
mayoritario. Ghío lo describe como un grupo conservador y pragmático que intentó
navegar entre dos aguas, entre la crítica ambigua al gobierno y la negociación con las
autoridades nacionales a fin de no perder las prerrogativas institucionales. Entre esta
mayoría, los sectores democráticos (quince obispos) y progresistas (nunca más de siete
obispos) tuvieron poco peso dentro de la Conferencia Episcopal.

Es más, el sector progresista, que se caracterizaba por ser el único en asumir plenamente
la herencia doctrinaria de Medellín y que durante el régimen militar buscó “dar la voz
de los sin voz” sufrió fuertes bajas por el “disciplinamiento” encarado por el gobierno
militar. Claro ejemplo de ello fue el asesinato en 1976 del Obispo de La Rioja,
Angelelli, amigo de Lucio Gera, en un supuesto accidente de auto165. Otro ejemplo fue
el asesinato, también en otro fingido accidente automovilístico de Mons. Carlos Ponce
de León, Obispo de San Nicolás.

La espiral de violencia alcanzó un punto inusitado y el disciplinamiento, la limpieza de
la amenaza revolucionaria alcanzó incluso a la Iglesia. No sólo se detuvo la acción
social de los católicos progresistas sino que también se acallaron las denuncias sobre
violaciones de derechos humanos que estos elevaban. Suele decirse que ante estos
hechos, la jerarquía eclesial se mantuvo en silencio, legitimando y avalando la cruzada
antiterrorista lanzada por el proceso y permitiendo no sólo la desaparición de civiles
sino también la injerencia de las fuerzas dentro del ámbito eclesiástico pero estas
afirmaciones no parecen tan claras al ver los documentos elaborados por la Conferencia
Episcopal Argentina. La misma había elevado escritos en que condenaba la violencia
desde 1970, sobre todo con respecto a los sectores subversivos. Ahora bien, una vez

165 Describen muy bien las investigaciones realizadas en torno a este tema: Fabién Kovacik, Así en la
tierra, una biografía de Enrique Angelelli
, Buenos Aires, LohleLumen, 2007; Horacio Verbitsky, Doble
juego, la Argentina Católica y militar
, Buenos Aires, Sudamericana, 2006, pp. 66-70.

69

comenzado el gobierno militar el Episcopado denuncia en un documento no menor, sino
en una Carta Pastoral la inmoralidad del método elegido por el Proceso: “el bien común
y los derechos humanos son permanentes, inalienables y valen todo el tiempo-espacio
concreto, sin que ninguna emergencia, por aguda que sea autorice a ignorarlos…en un
momento tan difícil, creemos que nuestra misión es pedir a cada uno el cumplimiento
estricto de su deber y a cada uno, también la máxima comprensión y tolerancia hacia los
errores involuntarios del otro. (…) Hay hechos que son más que error: son pecado y los
condenamos sin matices, sea quien fuere su autor: es el arrinconar a otros contra el
hambre, para ganar descontroladamente; es el asesinar –con secuestro previo o sin él- y
cualquiera sea el bando asesinado” (15 de mayo de 1976). Dicha carta pastoral colectiva
señala en qué se equivoca el método represivo elegido:
 “si en el afán por obtener esa seguridad que deseamos vivamente, se produjeran
detenciones indiscriminadas, incomprensiblemente largas, ignorancia sobre el
destino de los detenidos, incomunicados de rara duración, negación de auxilios
religiosos;
 Si con el mismo fin se suprimiera alguna garantía constitucional, se limitara o
postergara el derecho de defensa;
 Si, en la justa búsqueda de la indispensable recuperación económica –no damos
juicios técnicos- se llevara gente al borde de la miseria o a la miseria misma, por el
juego de precios y salarios o por despidos o cesantías, a veces de muy difícil
justificación;
 Si, para evitar los culpables abusos de los medios de comunicación de masas, se
optara por la solución simplista de impedirles que digan la verdad necesaria, aunque
en algunos casos duela;
 Si, buscando una necesaria seguridad, se confundieran con la subversión política,
con el marxismo o la guerrilla, los esfuerzos generosos de raíz frecuentemente
cristiana, para defender la justicia a los más pobres o a los que no tienen voz”.

En la misma tónica pueden citarse otras denuncias elevadas por el Episcopado como por
ejemplo la carta dirigida al Ministro del Interior, Gral. Harguindeguy: “los Obispos
recibimos con frecuencia últimamente doloridas quejas de familiares de personas

70

desaparecidas, secuestradas o también detenidas”166. Igualmente, podemos decir que la
comunicación tal vez más elocuente se dio a raíz de la matanza de la entera comunidad
religiosa de palotinos de la parroquia San Patricio de Buenos Aires. Ante el asesinato de
los sacerdotes Alfredo Leaden, Alfredo Kelly, Pedro Duffau y los seminaristas Salvador
Barbeito y Emilio Barletti la Conferencia Episcopal directamente se dirigió a la Junta
Militar. La carta del 17 de julio de 1976 señala que la CEA no quiere “hacer hincapié en
aquel luctuoso crimen porque además todos los días la crónica periodística nos trae la
noticia de otras muchas muertes sobre las cuales el tiempo pasa y nunca se sabe como
ocurrieron, quién o quiénes son los responsables (…) qué fuerzas tan poderosas son las
que con toda impunidad y con todo anonimato pueden obrar a su arbitrio en medio de
nuestra sociedad. También surge la pregunta: ¿qué garantía, qué derecho le queda al
hombre común?” Añaden los Obispos, “Queremos asimismo reiterar el pedido del
documento de la XXXIII asamblea plenaria de la CEA sobre la situación de los presos y
la posibilidad de alguna información”.

Durante el primer año de gobierno militar se cuentan seis167 oportunidades –documentos
o gestiones- en que el Episcopado presentó denuncias acerca de los desaparecidos y en
defensa de los derechos humanos. En 1977 las actuaciones llegan a ser ocho, resaltando
la carta de pastoral colectiva del 17 de mayo de 1977, en la cual los Obispos reiteraban:
“durante este tiempo (…) hemos multiplicado las gestiones personales a través de
distintos canales de comunicación con los poderes públicos: alguna vez nos hemos
dirigido a éstos mediante documentos de carácter reservado, tratando siempre de señalar
inquietudes de la Iglesia sobre diversos puntos, con la voluntad de no entorpecer la ya
difícil y ardua tarea de gobierno. Sin embargo, en el momento presente, por hondas e
irrenunciables razones pastorales, nos parece necesario hacer público nuestro
pensamiento (…) ninguna teoría acerca de la seguridad colectiva, a pesar de la
importancia de ésta, puede hacer naufragar los derechos de la persona, ya que el orden

166 Carta del presidente de la CEA 14 de junio de 1976
167 Una de las presentaciones tal vez más interesantes es la realizada en una reunión llevada a cabo entre
la Comisión ejecutiva de la CEA y miembros de la Junta el 15 de septiembre de 1976. Allí se presentan
quejas por sospechas ante la injerencia del poder militar dentro de la Iglesia en su afán por “purificar a la
Iglesia, ayudarla a restaurar su disciplina”. Asimismo se reiteran los pedidos por presos y secuestrados,
sobre el destino de los mismos, las torturas, etc.

71

social y su progreso, así como el orden de las cosas, deben subordinarse al orden de las
personas y no al contrario. La alteración de este orden así como un concepto equivocado
de la seguridad personal o social han llevado a muchas conciencias a tolerar o aún
aceptar la violación de elementales derechos del hombre (…) así como ha llevado
también a admitir la licitud del asesinato del enemigo, la tortura moral y física, la
privación ilegítima de la libertad o la eliminación de todos aquellos de los que pudiera
presumirse que son agresores de la seguridad personal o colectiva”. La CEA explicitará
los contenidos denunciados y en el documento Pro Memoria de noviembre de 1977
nuevamente reiterará dichos reclamos.

Ahora bien, ¿por qué en general estas acciones, gestiones e intercesiones no se
recuerdan? Puede deberse a que, como menciona Farrell, la gestión del Episcopado ante
las autoridades militares fue de tipo personal y privada y tal vez excesivamente
prudente. De no haberlo sido, ¿el peso de la denuncia de dicha institución pudo haber
alterado el curso de los hechos de los 2500168 desaparecidos de los que la Iglesia tenía
registro por medio de la labor del sacerdote Emilio Grasselli, secretario de Mons.
Tortolo? Esta gestión privada, explica Frarell también pudo deberse a los “avisos” que
el Proceso dio a la Iglesia matando a agentes pastorales, sacerdotes169, catequistas,
religiosas170, al clima de terror y persecución que imperaba.

Creemos que también puede deberse el olvido de este accionar a que una vez superada
la época más cruda de la represión la Iglesia dejó de cuestionar esta última y la bandera
de la denuncia pasó a ser enarbolada o portada por organizaciones de derechos
humanos. El resultante de esta omisión fue que cuando el llamado Proceso de
Reorganización Nacional vio su fin los abanderados de la causa humanitaria no tenían

168 Uno de los 2500 casos registrados por la Iglesia fue el de la hija de Emilio Mignone. Ver: E. Mignone,
Iglesia y dictadura, Buenos Aires, 1986.
169 Podemos citar diversos ejemplos: la matanza de la comunidad de palotinos de San Patricio, el
asesinato de Gabriele Longueville, la tortura y asesinato de Carlos de Dios Murias, asesinato de Enrique
Angelelli, Carlos Horacio Ponce de León, etc.
170 Por ejemplo el asesinato de la Hermana francesa Alice que colaboraba con las Madres de Plaza de
Mayo cuando estas iniciaban sus marchas, y su compañera la Hermana Leonie, dedicada a la labor
catequística.

72

en buena medida vínculo alguno con la institución religiosa e incluso sintieron que no
habían recibido apoyo por parte de la misma

EVANGELIZACIÓN DE LA CULTURA
O LA LIBERACIÓN POR OTROS MEDIOS
Es ante este recrudecimiento de la violencia, bombas, atentados, secuestros, asesinatos
por un lado, torturas, centros de detención clandestinos y desapariciones por el otro que
tal vez podemos explicarnos también el cambio en algunos aspectos de la reflexión
teológica de Gera.

Hasta 1976 la reflexión de Gera presenta la temática abordada hasta aquí y es por ello
que los teólogos señalan ese año como el último de una primera etapa de su teología171.
Entre1976 y 1979 se observan cambios importantes en el vocabulario empleado por
Gera quien ya no habla de liberación económica y política y de necesidad de
compromiso explícito por parte del sacerdocio, sino que habla en clave cultural de
liberación. ¿A qué se debe este cambio?

En una entrevista reciente el mismo Gera explica su postura: “lo que pasa es que cuando
estaba acá la dictadura militar si hablábamos de liberación o de cuestión social nos
cortaban la cabeza. Entonces yo digo, la manera de hablar acá es hablando de cultura,
porque en el fondo la política es un producto de la cultura y el comportamiento social, la
convivencia es el producto de una cultura, como el modo en que se relaciona un pueblo
entre sí y los valores fundamentales que tiene un pueblo”172.

El contexto político argentino puede explicar hasta cierto punto este viraje. De hecho
Gera fue acusado por la Triple A y constantemente amenazado: “vivía con Giaquinta,
sabía que estábamos vigilados. A veces saliendo de casa, con el autito, se me pone un
coche de policía al lado. Querían asustarme. No tenían datos pero tenían

171 ver Saranyana, op. cit, p. 329
172 Entrevista 27 de abril de 2009.

73


presentimientos o veían que teníamos contactos con quien pudiera estar (en la guerrilla).
Hubo una vez un tiro contra la pared”.



Ahora ¿cómo sobrevivió? ¿Alguien lo protegió? Para responder estas preguntas puede
ayudarnos el testimonio de Carmelo Giaquinta quien en una entrevista da a entender que
existía un pacto entre la jerarquía eclesial y la junta militar para que no toquen a “sus
curitas”: “en un rincón estaban el nuncio y el cardenal presidente, con aspecto poco
risueño, conversando con los tres comandantes. Me mandaron a llamar y me
presentaron. Como si les dijesen: ‘cualquier cosa que le suceda a él o a los de su casa,
ustedes son responsables’. Les di la mano y me retiré enseguida, sin cambiar palabras.
Al retirarme de la Nunciatura me embargó un sentimiento de ira contra mi mismo

74

¿cómo les di la mano a los comandantes? ¿Cómo no les escupí la cara? ¿Cómo no me
puse a gritarles asesinos”.173

Igualmente, más allá de la posible protección, tenía otro tipo de advertencias. Por
ejemplo, gente de su entorno era desaparecida luego de reunirse con él. Recuerda varios
casos pero tal vez uno llamativo es el de un sacerdote joven, de los Hermanos del
Socorro, que lo acompañó a una peregrinación a Luján organizada por Rafael Tello: “yo
fui y conmigo vino un curita que me acompañó, fuimos y volvimos y al día siguiente
desapareció y no apareció más”. Igual ocurrió con un líder de la Juventud Obrera
Católica que fue a consultarlo el cual a los tres días fue desaparecido.

Ahora bien ¿es esta la única explicación para entender su cambio de vocabulario
teológico Es probable que también haya influido en él lo que ocurría en Roma. Hacia
1975 Pablo VI publicaba la encíclica Evangelii Nuntiandi, que recogía las conclusiones
del sínodo de Obispos de 1974 respecto a la evangelización de los pueblos. En esta
encíclica Pablo VI, retomaba el clima conciliar (que no era el de Medellín) y analizaba
la necesidad de encarar una nueva evangelización de los pueblos. En este documento se
establece claramente una prioridad pastoral ya que no se busca la evangelización para la
liberación de estructuras políticas y económicas, sino que se busca la evangelización
para la conversión para a partir de allí promover la renovación de estructuras de
dominación. Es decir, se pone el acento en lo religioso174, si bien ello supone también el
cambio en otras esferas175.

Creemos por tanto que el contexto político nacional y la tendencia eclesial condujeron a
Gera a realizar el cambio de vocabulario, retomando asimismo temas que ya estaban

173 Testimonio de Carmelo Giaquinta, “un Obispo se confiesa” revista Umbrales, editada por los padres
dehonianos, nº 62, mayo 1996, en Verbitsky, Horacio, Doble juego, la Argentina Católica y militar,
Buenos Aires, Sudamericana, 2006, p 199.
174 Gera, Comentarios Introductorios a los capítulos de la Evangelii Nuntiandi, “el Papa afirma que la
liberación ha de integrar el contenido explícito de la evangelización, la cual no sería completa si no la
tuviera en cuenta; pero que la evangelización no puede ser reducida a la predicación de una liberación
socio-política, cosa que llevaría a la Iglesia a perder su significación más profunda”, en Azcuy, op. cit, p.
776.
175 Ibidem, p. 764.

75

presentes en sus escritos como el de la evangelización de los pueblos (que formarían “El
Pueblo de Dios”).

Asimismo creemos también que explicar la liberación en clave cultural pudo haber
servido para otro fin: buscar la unidad dentro del clero disgregado. Esto no era nuevo,
ya en 1970 hablaba Gera sobre la necesidad de asumir un proyecto pastoral para que en
torno a él se propiciara la integración de las distintas posturas existentes en el clero.
Sería de este modo el proyecto de evangelización de la cultura para la liberación una
especie de norte orientador para buscar la unidad eclesial.

76

CAPÍTULO VI. PASTORAL POPULAR

El proyecto pastoral será entonces la evangelización (que supone liberación, pero que
no se reduce a ella176) de la cultura. ¿Qué implica este concepto? Gera en la
Conferencia Episcopal Latinoamericana de Puebla, en la que fue encargado de redactar
las conclusiones sobre dicho tema, la define como el modo como en un pueblo, el
hombre cultiva su relación con la naturaleza, entre sí mismos y con Dios177: “con la
naturaleza, por eso la cultura es trabajo, con los demás hombres, por eso la cultura es
sociedad y política, con Dios, último fundamento, por eso la cultura puede ser religiosa
o atea”178. La cultura así entendida implica todo…lo económico, lo social, lo político, lo
religioso179. Por lo tanto, la evangelización de la cultura implica la evangelización de
todos los aspectos de la vida del hombre.

Ahora bien, Gera plantea la evangelización de la cultura del pueblo no como un simple
barniz sobre la sociedad sino como una transformación, una conversión del pueblo pero
realizada desde el propio pueblo (como lo había dicho en el documento de San Miguel),
desde sus propias tradiciones180, desde la propia identidad del pueblo, que de por sí ya
tienen raíces cristianas. Tello cuando se refiere a ella señala que la pastoral popular no
es la que se impone desde afuera sino la que simplemente deja actuar el dinamismo
propio de la fe popular181.


176 Gera, Lucio, “La Iglesia frente a la situación de dependencia” en Gera, L, Buntig, A, Catena, O,
teología Pastoral y dependencia, Buenos Aires, Guadalupe, 1974, en Azcuy, op. cit, pp. 683-696.
177 Gera, Lucio, Reflexiones teológicas sobre la Iglesia, Mallín, 1968, en Azcuy, op. cit, p. 386.
178 Entrevista de la autora 27 de abril de 2009.
179 Gera, Comentarios introductorios los primeros capítulos de la Evangelii Nuntiandi en Azcuy, op. cit,
p. 771: “La intención que preside la tarea histórica de la renovación de la humanidad, es decir, de todos
los hombres y de todo el hombre; por eso la Iglesia cuando evangeliza se dirige a todos los hombres y al
hombre entero, no a algunos hombres y al hombre parcializado”.
180 Gera, Lucio, “La Iglesia frente a la situación de dependencia” en Gera, L, Buntig, A, Catena, O,
teología Pastoral y dependencia, Buenos Aires, Guadalupe, 1974, en Azcuy, op. cit, p. 672: “de aquí que
para el imperio la tradición de los pueblos sea sumamente peligrosa. Así entendida la tradición se torna
subversiva. El imperio hará todo lo posible para que los pueblos echen al olvido su tradición, quiere
pueblos sin memoria. Para ello buscará destruirla ladinamente manteniéndola como museo y no como
vida; como letra, no como espíritu; como folklore, no como actitud por la que un pueblo se genera
constantemente a si mismo a través de la historia”.
181Ver Folletos de “Una nueva evangelización. Inéditos. Fragmentos en Azcuy, op. cit., 481-487.

77

Se propone por lo tanto la evangelización de la cultura popular, de la cultura del pueblo,
desde la propia religiosidad de ese pueblo: “el mismo Pueblo de Dios se evangeliza a si
mismo a través de sus celebraciones y fiestas religiosas”182. En el caso de los pueblos
latinoamericanos y argentino, a partir de las manifestaciones de piedad popular
presentes aunque teñidas de algunos elementos supersticiosos. ¿Cuáles serían los signos
de religiosidad popular a recuperar para la evangelización? Las peregrinaciones, las
devociones a los santos, los sacramentos, las promesas, novenas, etc. Los símbolos, los
signos de fe del pueblo, pueden resultar más ricos que cualquier elaboración intelectual
tal vez por su infinita capacidad para ser interpretados y para generar mociones.

Uno de los espacios claves de evangelización y que será asimismo espacio original de
resistencia183 serán las peregrinaciones a Luján. El gran organizador será Rafael Tello,
presbítero que había sido miembro del equipo de peritos de la COEPAL. Tello
reclamaba evangelizar al pueblo, pero desde la calle, “hay que salir a la calle. Organizar
actos en lugares públicos para llegar a toda la población”184. Este planteo era
sumamente llamativo ya que “salir a la calle”, movilizar a la gente en época de
dictadura no tenía las mismas connotaciones que en un contexto político “normal”, de
gobierno de las instituciones.

Tello buscó “insertar práctica y teóricamente a la juventud y la pastoral juvenil en la
piedad popular peregrinando a Luján”185. Estas peregrinaciones se pueden leer como
ejemplo de la inculturación de la fe y de la Iglesia a la realidad local186.

182 Gera, Comentarios introductorios los primeros capítulos de la Evangelii Nuntiandi, en Azcuy, op. cit,
p. 788.
183 Verbitsky, op. cit, p. 190
184 Carlos María Galli, Graciela Dotro y Marcelo Mitchell, Seguimos caminando, la peregrinación juvenil
a Luján
. Editorial Guadalupe, Facultad de Teología de la UCA y Ágape Libros, Buenos Aires, 2004, p.
150.
185 Fernández, Víctor M, “Los treinta años de la peregrinación juvenil a Luján y la inculturación popular.
Acerca de seguimos caminando” en Revista teología, Tomo XLI, Nº 85, Año 2004, p. 125.
186“La Iglesia como pueblo de Dios se tiene que encarnar en un pueblo temporal…y ya que el pueblo se
constituye como cultura, se tiene que encarnar en una cultura. La Iglesia pueblo de Dios no existe como
un ente separado sino que siempre –y ésa es su misión propia- se encarna y al encarnarse el pueblo de
Dios se concreta de un modo particular, trascendiendo todo modo particular. Esto hace que el pueblo de
Dios encarnado en culturas diversas sea también diverso –conservando su unidad- como pueblo de
Dios…es decir la cultura le da una modalidad encarnada a los valores universales del pueblo de Dios y así

78


Ahora bien, estas peregrinaciones juveniles populares nacionales iniciadas en 1974 en el
contexto histórico nacional tendrán un significado más allá del estrictamente religioso.
Es interesante ya que si bien “Tello organiza la primera peregrinación con un sentido
muy bueno, de recoger ese mundo juvenil que había salido de la parroquia y darle un
camino”187, la realidad del país latía de fondo. El primer lema refleja este hecho, “la
Juventud peregrina a Luján por la Patria” así como también lo hacía la consigna de 1976
que rezaba la frase del Martín Fierro, “Los hermanos sean unidos”188. Claramente, la
Iglesia no era ajena al entorno nacional a la vez que se presentaba como canal de
expresión, como lo había sido anteriormente.

Estos espacios generados sirvieron a la Iglesia para volver a las calles pero también
sirvieron como espacios de denuncia, de participación de reunión y hasta de oposición
durante el conocido Proceso de Reorganización Nacional. La organización Madres de
Plaza de Mayo por ejemplo las utilizarán de punto de encuentro así como también la
CGT y el movimiento obrero.

Igualmente, si bien las peregrinaciones caracterizadas por la masividad, fueron punto de
encuentro y de politización en determinados momentos, la “evangelización de la
cultura” fue un intento de la Iglesia por volver a acercarse al pueblo y orientarlo hacia lo
religioso e incluso podríamos decir que intentó volver a orientar también al clero a lo
religioso. Es decir, la “evangelización de la cultura” buscó hacer retornar la práctica
religiosa hacia lo propio de su ámbito, hacia lo religioso, si bien en la reflexión
teológica se sostiene el concepto de evangelización que asume la idea de liberación.

La idea de evangelización de la cultura y de las culturas de los pueblos encontrará su
consagración en la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano realizada

lo multiplica en el espacio y en el tiempo sin agotarlo jamás” (Rafael Tello en Segundo encuentro de
reflexión y diálogo sobre pastoral popular, La Rioja 1971).
187 Entrevista 27 e abril de 2009.
188 Fernández, Víctor, op cit., P. 128.

79

en Puebla, México en 1979189. De dicho documento los temas más importantes de los
abordados son los relativos a la cultura y a la religiosidad popular, el primero redactado
por Gera y el segundo por Alliende.

De Puebla se dicen muchas cosas. Algunos historiadores tienden a verlo como una
reunión del Episcopado Latinoamericano que da marcha atrás con respecto a Medellín y
que fue cooptada por sectores de derecha190. Por ejemplo Loris Zanatta destaca la
participación de Gera en dicha conferencia a la que comprende como una embestida
conservadora en lugar de entenderla como complementaria de la labor iniciada en
Medellín. Otros historiadores, por el contrario, destacan cómo Puebla conservó la
misma línea de Medellín al condenar a las ideologías nacidas del racionalismo, es decir
al liberalismo y al colectivismo marxista, y a la doctrina de la seguridad nacional191.

En Puebla se reflejan muchos elementos de la realidad, tanto latinoamericana, como
eclesial. Por un lado, se ve latente la amenaza de las dictaduras establecidas en distintos
países de Latinoamérica. La denuncia contra las ideologías en boga señala los temores
reales: ya no se critica solamente al liberalismo y al comunismo, ambos inmanentistas,
sino también a la doctrina de la seguridad nacional que respaldaba a los gobiernos
militares (46-49, 54-56, 311-314, 531-547). También se describen las transformaciones
sociales, los cambios avenidos con las grandes ciudades en los hábitos, en las familias,
en las relaciones laborales y las situaciones de pobreza. Ahora, tal vez lo más innovador
es lo que refleja en el ámbito eclesial: se señala una constante preocupación por la
participación de sacerdotes en política partidista y la aplicación de la acción pastoral
con fuerte connotación política (90, 91). Ante ello los Obispos proclaman la necesidad
de que los pastores no caigan en políticas partidarias y que dejen lo político en manos
de los laicos (154, 526), preocupándose más por la cuestión social que por la cuestión
política. De este modo, ponen el acento del discurso en el plano pastoral, en la
evangelización y no tanto en la situación de dependencia como lo había hecho Medellín.

189 III Conferencia General del Episcopado de América Latina reunida en Puebla de Los Ángeles,
México, enero/febrero 1979; Aprobada por el Vaticano 23 de marzo de 1979.
190 Ver Berryman, op. cit, cap 7; Ghío, op. cit, pp. 226, 227.
191 Concha Malo, Miguel, Los caminos de la Iglesia en América Latina en Revista Mexicana de
Sociología
, Vol 43, número extraordinario, 1981, p. 2079.

80


Esta preocupación refleja lo que estaba ocurriendo en vastos sectores de la Iglesia
Latinoamericana, con la presencia de curas que participan en actividades que escapan a
lo religioso. ¿Por qué si no recalcar constantemente el rol de la Iglesia en el mundo, los
lugares que debe ocupar como entidad religiosa?

Creemos por tanto que esta consigna sintetiza de modo elocuente una de las premisas de
Puebla: “Es preciso leer lo político desde el Evangelio y no al contrario”192. Esta
afirmación ratifica este afán de acotar los planteos politizados o ideologizados que
estaban en boga entre los sacerdotes y entre el laicado.

Asimismo debemos señalar otro elemento importante del contexto en el que fue
redactado Puebla: había sido elegido Papa Juan Pablo II, cuyo accionar estará orientado
a encauzar a la Iglesia hacia un retorno a lo propiamente religioso. Es por eso que
habitualmente se lo considera como un Papa “normalizador” de la Iglesia, que prioriza
ordenar la situación interna de la institución y unificar en vez de profundizar la
renovación.

En cierto sentido, Puebla refleja esta influencia ya que como mencionamos, si toca el
tema de la liberación lo hace desde la idea de conversión, es decir, vuelve el discurso de
la Iglesia Latinoamericana hacia lo religioso al señalar la necesidad de conversión a
nivel personal y comunitario para generar una nueva comunidad con estructuras más
justas: “comprobamos pues como el más devastador y humillante flagelo la situación de
inhumana pobreza en que viven millones de latinoamericanos expresada por ejemplo en
mortalidad infantil, falta de vivienda adecuada, problemas de salud, salarios de hambre,
desempleo y subempleo, desnutrición, inestabilidad laboral, migraciones masivas,
forzadas y desamparadas, etc. Al analizar más a fondo tal situación descubrimos que
esta pobreza no es una etapa casual sino el producto de situaciones y estructuras
económicas, sociales y políticas, aunque haya también otras causas de la miseria (…)

192 Gera, Lucio, “Apuntes para una interpretación de la Iglesia Argentina” en Centro de Documentación
MIEC-JECI
, Montevideo, 1970, en Azcuy, op. cit, p. 559.

81

Esta realidad exige pues conversión personal y cambios profundos de las estructuras”
(29 y 30). Claramente, si comparamos el texto con Medellín notamos que el cambio en
el tono del discurso es importante, si bien hay una continuidad193.

De igual modo y en sintonía también con Roma señalan como mal no ya las estructuras
injustas sino lo que origina las mismas: las ideologías humanistas que parcializan al
hombre, que anulan la dimensión trascendente del hombre. El origen de muchos males
del continente, señalan, es que las sociedades se embarcaron en culturas que desterraron
a Dios, es decir, culturas secularistas (83, 435, 551). Es por eso que plantea la necesidad
de una nueva evangelización desde lo ya existente, desde la realidad de los pueblos y
desde sus peculiaridades. La teología ya no aborda así el tema de la dependencia o de la
liberación sino el tema de la evangelización junto a una crítica a la modernidad que
relegó a Dios y a la religión al fuero privado.

Evidentemente, la Iglesia de la mano de Juan Pablo II, vuelve hacia lo propiamente
religioso y de hecho, la evangelización de la cultura, en torno a la cual girará la teología
de Gera, será tomada por Juan Pablo II como proyecto para la Iglesia Universal194.
Como señala Víctor Fernández, la valoración de la religiosidad popular y por lo tanto de
la evangelización de la cultura por parte de Juan Pablo II se plasma tanto en la
conferencia de Santo Domingo (36) como en el Catecismo de la Iglesia Católica (CCE
1674-1676)195.

Asimismo podemos señalar la huella de esa piedad popular en el Papa que era él mismo,
“el Papa viajero” “el Papa peregrino”196, en la carta apostólica Novo Millenio Ineunte.
Allí Juan Pablo II incluso retoma y describe el impacto del peregrinar: “Frecuentemente
me he parado a mirar las largas filas de peregrinos en espera paciente de cruzar la Puerta

193 Otra cita de Puebla que refleja esta idea de liberación a partir de la conversión y por lo tanto de la
evangelización es: “(la evangelización) tiene lazos muy fuertes con la promoción humana en sus aspectos
de desarrollo y liberación, parte integrante de la evangelización. Estos aspectos brotan de la riqueza
misma de la salvación, de la actividad de la caridad de Dios” (355)
194 Maccarone, op. cit, p. 164.
195 Fernández, Víctor, op. cit, p 126.
196 Ver Galli, Carlos María, “La peregrinación Imagen Plástica del pueblo de Dios peregrino” en Teología
y Vida
, Vol. XLIV, 2003. Allí Galli explicita los 101 viajes apostólicos realizados por Juan Pablo II.

82

Santa. En cada uno de ellos trataba de imaginar la historia de su vida, llena de alegrías,
ansias y dolores; una historia de encuentro con Cristo y que en el diálogo con él
reemprendía su camino de esperanza. Observando también el continuo fluir de los
grupos, los veía como una imagen plástica de la Iglesia peregrina” (8).

En dicha carta apostólica, Juan Pablo II utiliza la imagen del peregrinar para orientar a
la Iglesia evangelizadora cara al nuevo milenio (NMI 15 y NMI 28)197, tema que retomó
en 1999 en la “carta sobre la peregrinación a los lugares vinculados a la historia de la
salvación”198.

De igual modo podemos decir que la redacción del Directorio sobre Piedad popular y
Liturgia199 es también resultante de esta influencia. El mismo fue aprobado por la
Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para estudiar de
forma orgánica el nexo existente entre liturgia y piedad popular, recordar principios y
dar indicaciones para las actuaciones prácticas.

Finalmente debemos mencionar que Gera en 1983 participó como perito designado por
Juan Pablo II en el Sínodo de los Obispos sobre reconciliación y penitencia y que
colaboró luego con el Pontificio Consejo para Laicos y en 1990 con una comisión
episcopal que elaboró el documento “líneas pastorales para una nueva evangelización”.

197 Ver, Galli, Carlos María, “La Iglesia posconciliar y posjubilar: una nueva etapa de la peregrinación
evangelizadora” en R. Ferrara – C. Galli, Navegar Mar adentro. Comentario a la carta Novo Millennio
ineunte
, Paulinas, Buenos Aires, 2001, 16-46.
198 Galli, Carlos María, “La peregrinación: imagen plástica del Pueblo de Dios peregrino” en Teología y
Vida
, Vol. XLIV (2003).
199 Ver: www.vatican.va./roman_cura/congregations/ccdds. Juan Pablo II en su mensaje a la Asamblea
Plenaria dice: vuestra plenaria ha escogido como tema central la religiosidad, para preparar un Directorio
sobre esta materia. La religiosidad popular constituye una expresión de la fe, que se vale de los elementos
culturales de un determinado ambiente, interpretando e interpelando la sensibilidad de los participantes,
de manera viva y eficaz. La religiosidad popular, que se expresa de formas diversas y diferenciadas, tiene
como fuente, cuando es genuina, la fe y debe ser, por lo tanto, apreciada y favorecida. En sus
manifestaciones más auténticas, no se contrapone a la centralidad de la Sagrada Liturgia, sino que,
favoreciendo la fe del pueblo, que la considera como propia y natural expresión religiosa, predispone a la
celebración de los Sagrados misterios. La correcta relación entre estas dos expresiones de fe, debe tener
presente algunos puntos firmes y, entre ellos, ante todo, que la Liturgia es el centro de la vida de la Iglesia
y ninguna otra expresión religiosa puede sustituirla o ser considerada a su nivel.” (IV-V)

83


Peregrinación juvenil a Luján que se realiza anualmente.


Encuentro con Juan Pablo II (1984)

84

CAPÍTULO VII.

DESPUÉS DE PUEBLA

Si bien el gobierno militar inaugurado en 1976 no le permitió ser tan prolífico en sus
escritos como lo había sido antes, Gera desarrolló una etapa de su reflexión teológica,
profundizando en los temas acerca de la evangelización y sobre todo la religiosidad
popular, anteriormente mencionada que le permitieron expresar su postulado de
evangelización de la cultura.

Fue el concepto de cultura el que le permitió integrar y sintetizar todos los aspectos del
hombre, incluida la dimensión socio-política, pero siempre desde el cristal de la
evangelización y de este modo, con esta lectura integradora de dimensiones pudo
afrontar el disciplinamiento interno infligido por el gobierno militar que buscaba purgar
cualquier tipo de infiltración, aunque fuera de dudoso izquierdismo, y en paralelo estar
en sintonía con el proceso de normalización encarado desde Roma con el fin de evitar
caer en ideologizaciones.

Muchos años después, Gera señaló su percepción de lo que había pasado en un primer
momento de apertura al mundo y lo que intentó después: “en la primera tentativa de
diálogo pareciera que nos disolvemos en el marxismo, en lo político. Hay un momento
de temor que señala el fin del pontificado de Pablo VI. Hay como un cierto repliegue en
algunos exagerados y hay tendencias regresivas. Yo creo que hay que ser fiel al
Vaticano II y ser muy conscientes en querer buscar la identidad cristiana evangélica, sin
perder o ceder valores, pero con la valentía de que seguros de nuestra identidad
podremos continuar el diálogo con esta modernidad en todos sus aspectos”200.

Gera, como mencionamos, profundizó su línea de pensamiento, no sólo a través de
escritos teológicos, sino también a través de conferencias dictadas en grupos de estudios
y en su cátedra en la facultad de Teología. Allí fue designado el mismo año de Puebla

200 Gera, Lucio, “Religión y Cultura” en SEDOI 86/87, p28.

85

para desempeñarse como decano de la facultad (1979-1982), cargo que fue renovado en
1982.

Claramente, su reflexión no estaba orientada al hombre común. De hecho, los
destinatarios de ella en general fueron sacerdotes, miembros de la jerarquía, otros
teólogos, alumnos y tal vez catequistas201. Sin embargo, si bien podríamos decir que sus
trabajos, ponencias y charlas son para una élite católica cultivada también podemos
decir que todas ellas están orientadas a la labor pastoral. Es decir, en cierto modo su
reflexión intenta unir teoría y praxis, teología y pastoral202.

Su reflexión mantendrá como vía para la evangelización-liberación la ya esbozada en
Medellín, la de la no violencia activa, es decir, la vía de la educación y concientización
y por este medio buscará la liberación, pero no la reducirá a algo a conseguirse
inmediatamente, cual proyecto político, sino como algo mucho mayor que incluya todas
las dimensiones del hombre. Borrará así el concepto de meta inmediatista marxista a
alcanzar ya y de ese modo la idea que está en el trasfondo de dicho planteo, la idea de
revolución. De este modo confiará en la renovación del hombre como medio en vez de
una lucha a alcanzar el objetivo de modo inmediato y por lo tanto supondrá la idea de
un proceso, proceso evangelizador203 a realizarse en la historia, en el día a día.

Ahora Gera no fue el único en abocarse a esta reflexión. Muchos otros también
continuaron y ahondaron esta línea de pensamiento, llamándose Escuela Argentina de
Teología (Joaquín Alliende). Sin embargo mientras Gera opta por nombrar su reflexión
como Pastoral Popular otros la definirán como Teología del Pueblo (Juan Luis

201 ver Gera, Lucio, Comentarios introductorios a los primeros capítulos de Evangelii Nuntiandi en
Azcuy, op. cit, p. 746.
202 Carlos María Galli, “Aproximación al pensar teológico de Lucio Gera” en Ferrara, Galli, Presente y
Futuro de la Teología en Argentina
, Buenos Aires, Paulinas, 1997.
203 Gera, Lucio, Comentarios introductorios a los capítulos de la Evangelii Nuntiandi, en Azcuy, op. cit,
p. 767: “la evangelización no se realiza en un instante. No es que sus factores se vayan dando
sucesivamente, uno después de otro: primero el agente, después el contenido, luego la finalidad,
etc…todos estos aspectos se verifican simultáneamente, en su conjunto. Pero el conjunto de estos
aspectos que intervienen en la evangelización se van desplegando sucesivamente. La evangelización es un
proceso, un proceso (paso, processus) complejo”.

86

Segundo), Teología Populista (Roberto Oliveros), línea nacional y popular (Alberto
Methol Ferré) o Teología de la Pastoral Popular (Carlos Scannone).

Ahora bien, algunos historiadores, a la hora de estudiar o analizar dicha reflexión la
califican de modo simplificado, como una teología realizada por sacerdotes que en su
juventud pertenecieron a la renovación y que luego se hicieron conservadores,
favoreciendo con sus elaboraciones las tendencias normalizadoras dentro de la Iglesia
lanzadas desde Roma. También lo estudian como una pastoral funcional a la jerarquía
eclesiástica en el plan de reconciliación nacional encaminado luego del fin del régimen
militar, en 1983, en el camino a la democratización del país. Es interesante que estos
historiadores en general no inician sus análisis desde la primera etapa de la reflexión ni
consideran la transición del núcleo del pensamiento a partir del contexto histórico tanto
a nivel nacional y latinoamericano como a nivel internacional.

Claramente Gera no es un revolucionario de barricada, pero tampoco se lo puede
considerar como un conservador funcional a la jerarquía. En su pensamiento se
encuentran elementos tanto de su formación tomista, su tradicionalismo y nacionalismo
como elementos de la renovación iniciada mucho antes del Concilio Vaticano II.
Aunque sus escritos variaron el lenguaje su pensamiento mantuvo elementos de
constancia: la opción por el pobre, por la no violencia, la valoración de lo local, el
aprecio a la democracia social y su desligarse de ideas tanto liberales como marxistas.
Esas líneas permanecen cuando el contexto histórico, político, social y religioso varía y
son tal vez las circunstancias y radicalizaciones las que hacen que su elaboración
teológica parezca a primera vista la de un “cura de la renovación que se hizo
conservador”.



87

CONCLUSIÓN

A lo largo del trabajo quisimos estudiar el surgimiento de la Pastoral Popular
considerando no sólo los aspectos meramente institucionales sino teniendo en cuenta el
factor humano, social, político y cultural que acompañó y en cierto modo también
marcó o coloreó esta forma de encarar la religión mirando al pueblo.

Lucio Gera, uno de los principales exponentes de la Pastoral Popular, que asimismo
recibió distintos nombres, marcó el rumbo de la reflexión pastoral argentina, e influyó
mucho en la teología argentina. Incluso hoy día, dirige tesis de licenciatura y doctorado
desde el Carmelo de Lisieux Argentino donde desde 1994 asumió el rol de confesor.

En cierto modo, este hombre, fruto tanto de su contexto familiar, en estrecho contacto
con la realidad obrera nacional, como fruto también de su formación intelectual,
netamente aristotélica tomista, elaboró una reflexión y de su mano, una práctica pastoral
que nutría o retroalimentaba dicha reflexión, que estuvo estrechamente vinculada al
contexto político y social que atravesaba al país. La Pastoral Popular, y su consecuente
reflexión teológica, es tanto hija del Concilio Vaticano II como fruto de la realidad
Argentina y Latinoamericana.

Y eso por eso que no parece óptimo analizarla como si fuera un plan preconcebido, una
ideología elaborada con un determinado fin como en algunos casos se la quiere
presentar. Creemos más bien que debe ser estudiada no de un modo lineal, sino
considerando los elementos del día a día que fueron marcando su camino, ya que
creemos que fue la interacción de lo religioso con la sociedad dinámica la que marcó las
sendas de dicha reflexión.

Por lo tanto, luego de estudiar las peculiaridades de dicha reflexión, que traspasaron las
fronteras de la Iglesia nacional vemos que es difícil entenderla sin conocer el contexto
que en cierto modo también la engendró. “El hombre y sus circunstancias” nos impiden
encasillar la reflexión teológica impulsada por Gera, así como tampoco podemos

88

encasillar a la Iglesia, ya sea como todo o como conjunto o a los sectores particulares
dentro de ella.

Su reflexión teológica, hoy asumida por un importante grupo de teólogos, nucleados
especialmente dentro de la Facultad de Teología, es actualmente conocida como
Escuela Argentina de Teología y son representantes de ella Carlos María Galli, Víctor
Fernández, Cecilia Inés Avenatti de Palumbo, Virginia Azcuy, Marcelo Gonzalez, José
Caamaño, Juan Carlos Scannone, etc.

En cierto modo, dichos discípulos reflejan un hecho relevante del rol desempeñado por
Gera: él, que meditó en torno a la inculturación de la fe, favoreció a la vez la
inculturación del pensamiento teológico en Argentina. Debido a la labor de Gera y de
quienes lo acompañaron y compartieron una similar mirada respecto a la labor pastoral
se produjo un importante crecimiento de la reflexión teológica en Argentina.

89

Bibliografía Consultada



Altamirano, Carlos, Bajo el signo de las masas 1943-1973, Buenos Aires,
Emecé, 2007.

Anguita, Eduardo; Caparrós, Martín, La voluntad, una historia de la militancia
revolucionaria en la Argentina tomo 2 (1969/1973), Buenos Aires, Definitiva, 2007.

ANH, Nueva Historia de la Nación Argentina, la Argentina del Siglo XX, tomo
X, Buenos Aires, planeta, 2003.

Arce, Natalia Gisele, Organizaciones religiosas y movimientos políticos: la
renovación conciliar en Argentina, en Carozzi, María Julia y Ceriani Cernadas, César
(editores), Ciencias Sociales y Religión. Perspectivas en debate, Buenos Aires,
Biblos/Asociación de Cuentistas Sociales de Religión del MERCOSUR, 2007.

Azcuy, Virginia; Galli, Carlos; Gonzalez, Marcelo, comp., Escritos teológico-
pastorales de Lucio Gera, del Preconcilio a la Conferencia de Puebla (1956-1981),
Buenos Aires, Agape-Fundación Cardenal Antonio Quarracino y Facultad de Teología
UCA, 2006.

Azcuy, Virginia; Caamaño, José Carlos; Galli, Carlos, comp, Escritos teológico-
pastorales de Lucio Gera, de la Conferencia de Puebla a nuestros días (1982-2007),
Buenos Aires, Agape-Fundación Cardenal Antonio Quarracino y Facultad de Teología
UCA, 2007.

Berryman, Phillip, Teología de la liberación: Los hechos esenciales en torno al
movimiento revolucionario en América Latina y otros lugares. México, Siglo
Veintiuno Editores, 1989.

Casas, Amalia, En Busca de las razones del otro, Conrado Eggers Lan y el
diálogo católico marxista, 1958-1968, 2009

Cavarozzi, Marcelo, Autoritarismo y democracia, 1955-1983, Buenos Aires,
centro editor América Latina, 1983

Concha Malo, Miguel, Los caminos de la Iglesia en América Latina en Revista
Mexicana de Sociología, Vol 43, número extraordinario, 1981.

Cuccheti, Humberto Horacio, Religión y política en el peronismo Histórico:
Distintas interpretaciones sobre el fenómeno peronista y su relación con lo religioso
en Sociedad y Religión, Nº 24/25, 2002.

De Biase, Martín, Entre dos fuegos, vida y asesinato del padre Mugica, Rafael
Calzada, Ediciones de la Flor, 1998.

De Riz, Liliana, La política en suspenso, 1966-1976, Buenos Aires, Paidós,
2000.

Di Stefano, Roberto; Zanatta, Loris, Historia de la Iglesia Argentina, desde la
conquista hasta fines del Siglo XX, Buenos Aires, Sudamericana, 2009.

Di Tella, Torcuato, Historia Social de la Argentina Contemporánea, Buenos
Aires, troquel, 1998.

Donatello, Luis Miguel, Sobre algunos conceptos para comprender las relaciones
entre religión y guerrilla en la Argentina de los ’60 y ’70 en Nuevo mundo Mundos
Nuevos, debate
, 2008s.

90


Farrell, Gerardo T., Iglesia y Pueblo en Argentina, Historia de 500 años de
Evangelización, Buenos Aires, Patria Grande, 1992.

Fernandez, Víctor M, “Los treinta años de la peregrinación juvenil a Luján y la
inculturación popular. Acerca de seguimos caminando” en Revista teología, Tomo
XLI, Nº 85, Año 2004.

Galli, Carlos María, Aproximación al pensar teológico de Lucio Gera en
Presente y Futuro de la Teología Argentina, Buenos Aires, Paulinas, 1997.

Galli, Carlos María, “La Iglesia posconciliar y posjubilar: una nueva etapa de la
peregrinación evangelizadora” en R. Ferrara – C. Galli, Navegar Mar adentro.
Comentario a la carta Novo Millennio ineunte
, Paulinas, Buenos Aires, 2001.

Galli, Carlos María, “La peregrinación Imagen Plástica del pueblo de Dios
peregrino” en Teología y Vida, Vol. XLIV, 2003.

Galli, Carlos María, Dotro, Graciela y Marcelo Mitchell, Seguimos caminando,
la peregrinación juvenil a Luján. Editorial Guadalupe, Facultad de Teología de la
UCA y Ágape Libros, Buenos Aires, 2004

Galli, Carlos María, “La facultad de teología ayer y hoy”, en Revista Teología,
XLIII, nº 89, abril, 2006.

García de Cortazar, Fernando; Lorenzo Espinosa, José María, Historia del
mundo Actual (1945-1995), memorias de medio siglo, Madrid, Alianza, 1996.

Gera, “Comentarios parciales a Ecclesiam Suam” en Gera, Geltman, Giaquinta,
Ecclesiam Suam, Guadalupe, Buenos Aires, 1964.

Gera, “El Misterio de la Iglesia” en Ferrara, Gera y Otros, Lumen Gentium.
Constitución Conciliar sobre la Iglesia, Guadalupe, Buenos Aires, 1966

Gera, “La Iglesia y el mundo” en Gera, Silly y otros, La Iglesia y el país,
Búsqueda, Buenos Aires, 1967

Gera, Lucio, “La Iglesia frente a la situación de dependencia” en Gera, L,
Buntig, A, Catena, O, teología Pastoral y dependencia, Buenos Aires, Guadalupe,
1974

Gera, Lucio, “Cultura y dependencia a la luz de la reflexión teológica” en J. J.
Llach, B. Meliá, A. roa Bastos, E. Dussel, L. Gera, Dependencia cultural y creación
de cultura en América Latina
, Buenos Aires, Bonum, 1974

Gera, Lucio, La teología de los Procesos Históricos en Revista de Teología
Tomo XLII Nº 87, 2005.

Gera, Lucio, Pueblo, Religión del Pueblo e Iglesia en Sedoi Nº 66.

Gera, Lucio, La civilización del Amor en Sedoi Nº 84.

Ghio, José María, La Iglesia Católica en la política argentina, Buenos Aires,
Prometeo, 2007.

Gillespie, Richard, Soldados de Perón. Historia crítica sobre los montoneros,
Buenos aires, Sudamericana, 2008.

Giussani, Pablo, Montoneros, la soberbia armada, Buenos Aires, Sudamericana-
Planeta, 1984

Hobsbawm, Eric, Historia del Siglo XX, Buenos Aires, Crítica, 2003.

James, Daniel, dir, Nueva Historia Argentina, violencia, proscripción y
autoritarismo (1955-1976), Buenos Aires, Sudamericana, 2007.

91


Kovacic, Fabián, Así en la tierra, una biografía de Enrique Angelelli, Buenos
Aires, Lohule Lumen, 2007

Lanusse, Lucas, Cristo revolucionario, la Iglesia militante, Buenos Aires,
Vergara, 2007

Largo Carballo, A, Gómez Villegas, Un viaje de ida y vuelta, la edición
española e iberoamericana (1936-1975), Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica,
2007.

Lida, Miranda, Las masas católicas en los años de la dictadura, 1976-1982 en
Entrepasados, número 34, 2008.

Lowy, Michael, La teología de la Liberación: Leonardo Boff y Frei Betto en
Rebelión, 2007.

Maccarone, Juan C, La teología en Argentina, segunda mitad del siglo XX
¿tradición o ruptura?, en Teología, 1992.

Maldonado, Luis, Religiosidad Popular, nostalgia de lo mágico, Madrid,
ediciones cristiandad, 1975.

Mangione, Mónica, El movimiento de Sacerdotes para el tercer mundo, Buenos
Aires, e-books, 2001

Martín, José Pablo, Movimiento de Sacerdotes para el tercer mundo, un debate
argentino, Buenos Aires, Guadalupe_castañeda, 1992

Mayol, Alejandro; Habegger, Norberto; Armada, Arturo, Los católicos
posconciliares en la Argentina, Buenos Aires, Galerna, 1970. Novaro, Marcos,
Palermo, Vicente, La Dictadura Militar, Buenos Aires, Paidós, 2003.

Mignone, E., Iglesia y dictadura, Buenos Aires, 1986

Obregón, Martín, Entre la cruz y la espada, la Iglesia Católica durante los
primeros años del Proceso, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 2005.

Ollier, Matilde, La creencia y la pasión, privado público y político en la
izquierda revolucionaria 1966-1976, Buenos Aires, Ariel, 1998.

Plotkin, Mariano, Perón: del exilio al poder, Buenos aires, Cántaro, 1993.

Politi, Sebastián, La Teología del pueblo. Génesis y perspectivas, Buenos Aires,
Nuevas voces, 1990.

Pontoriero, Gustavo, Sacerdotes para el Tercer Mundo: el fermento en la masa
(1967-1976), Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1991

Ponza, Pablo, El Concilio Vaticano II y el ethos revolucionario en la Argentina
de los sesenta-setenta en Nuevo Mundo Mundos Nuevos Debates, 2008.

Potash, Robert, El ejército y la política en la Argentina, Buenos aires,
Sudamericana, 1994.

Rojas, Guillermo, Años de Terror y Pólvora, el proyecto cubano en la
Argentina, 1959-1970, Buenos Aires, Santiago Apostol, 2001

Romero, Luis Alberto, Breve Historia contemporánea de la Argentina, Buenos
Aires, Fondo de Cultura económica, 1999.

Saranyana, José Ignacio, Teología en América Latina, Madrid, Iberoamericana,
1999.

Sarlo, Beatriz, La batalla de las Ideas, Buenos Aires, Ariel, 2001.

Scannone, Juan Carlos, Teología de la Liberación y doctrina social de la Iglesia,
Madrid, Cristiandad, 1987.

92


Scannone, Juan Carlos, Perspectivas eclesiológicas de la Teología del Pueblo en
la Argentina.

Sigal, Silvia, Verón, Eliseo, Perón o muerte, Los fundamentos discursivos del
fenómeno peronista, Buenos Aires, Eudeba, 2003

Terán, Oscar, Nuestros años sesenta, Buenos Aires, Punto Sur, 1991.

Torre, Juan Carlos, La Vieja guardia sindical y Perón. Sobre los orígenes del
peronismo, Buenos Aires, Sudamericana, 1990.

Touris, Claudia, Entre Marianne y María. Los trayectos de las religiosas
tercermundistas en la Argentina. Jornadas sobre Historia, Género y política en los
’70. Instituto interdisciplinario de estudios de Genero-Museo Roca, 2006.

Touris, Claudia, “Sociabilidad e identidad político-religiosa de los grupos
católicos tercermundistas en la Argentina (1966-1976)”. En: Moreyra, Beatriz I. y
Mallo, Silvia C. (editoras). Miradas sobre la historia social argentina en los
comienzos del siglo XXI.
Centro de Estudios Históricos “Prof. Carlos S. A. Segreti”.
Centro de Estudios de Historia Americana Colonial (CEHAC) Facultad de
Humanidades y Ciencias de la Educación. Universidad Nacional de La Plata, 2008.

Verbitsky, Horacio, Doble Juego, La Argentina Católica y Militar, Buenos
Aires, Sudamericana, 2006

Zanca, José A, Los intelectuales católicos y el fin de la cristiandad 1955-1966,
Buenos Aires, Fondo de Cultura económica-Universidad de San Andrés, 2006.

Comp, Juntos en su memoria, 50 años de sacerdocio con Lucio Gera 1947-
1997, Victoria: Abadía Santa Escolástica, 1997.


Documentos de la Iglesia

Rerum Novarum.

Quadragesimo Anno.

Divini Redemptoris.

Populorum Progressio.

Ad Gentes

Apostolicam Actuositatem

Nostra aetate

Dignitatis humanae

II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Documentos Finales
de Medellín, Buenos Aires, 1968.

Declaración de la comisión permanente sobre ciertas publicaciones de algunos
sacerdotes, 1966

Declaración pastoral de la Conferencia Episcopal Argentina: La Iglesia en el
período posconciliar, 1966.

Declaración pastoral del Episcopado Argentino,1967

Documento de San Miguel: declaración del Episcopado Argentino Sobre la
adaptación a la realidad actual del país, de las conclusiones de la II Conferencia
General del Episcopado Latinoamericano (Medellín)
, 1969

Exhortación pastoral de la Conferencia Episcopal Argentina, sobre reuniones
de sacerdotes solamente, 1969.

93


Declaración de la Comisión Ejecutiva del Episcopado Argentino sobre la difícil
situación interna que vive nuestra patria, 10 de junio de 1970.

Declaración de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino, 12 de
agosto 1970.

Carta de la Comisión Permanente al Presidente Levingstone, 17 de diciembre
1970.

Comunicado de prensa de la presidencia de la Conferencia Episcopal Argentina
sobre la exhortación del Santo Padre a los obispos de todo el mundo, 5 de enero 1971

Declaración de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino, 6 de agosto
1971.

Declaración de la Conferencia Episcopal, 16 de marzo 1972.

Declaración de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina,
29 de marzo 1972.

Declaración de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina,
sobre crímenes, 11 abril 1972

Declaración del Episcopado Argentino, 21 de octubre 1972.

Mensaje de la Conferencia Episcopal al Pueblo, 11 de mayo de 1973.

Carta de la Conferencia Episcopal Argentina a la Junta Militar, 17 de julio de
1976.

Carta presentada por la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal
Argentina a la Junta militar, 15 de septiembre de 1976

94

Índice General

Introducción…………………………………………………………………………..2
Capítulo I. El inmigrante y el Barrio…………………………………………………13
Capítulo II. Un aire fresco: El Concilio Vaticano II.…………………………………21
Capítulo III. Ecos del Concilio en América Latina y en Argentina…………………..32
Capítulo IV. Diferencias y Reflexión………………………………………………...47
Capítulo V. Cambio de Aires y Golpes………………………………………………66
Capítulo VI. Pastoral Popular………………………………………………………...77
Capítulo VII. Después de Puebla……………………………………………………..85
Conclusión…………………………………………………………………………….88
Bibliografía consultada………………………………………………………………..90

95